martes, 19 de octubre de 2010

Oración de un trabajador. (tan justa y necesaria).

Oh, Señor Moyano, a tí, que guías mi camino y me cortas el andar (porque lo merezco!), a tí, que sabes lo que es bueno y si algo no me quedase claro, me lo haces comprender con tu basto bondadoso, a tí, que a pesar de ser quien cesanteó a San Cayetano como Santo Patrono del Trabajo, ni siquiera me conoces porque no sé tocar el bombo, no baleo a mis adversarios, no apaleo a mis enemigos ni voy por el chori y el tetra a las procesiones/movilizaciones, te pido:

"Enseñame a contar hasta 1000 para no putear a mi jefe cuando tenga que agachar la cabeza ante una orden injusta,
dame valor para decir que NO aunque más no sea 1 vez al año y así creer que puedo cambiar pequeñas cosas y me queda un ápice de dignidad,
sabiduría para ignorar a todas aquellas personas que hoy DEBERÍA MATAR, porque, como todos los días, me vuelven a joder la existencia,
orgullo para mirar a mis hijos a la cara cuando llegue el momento de bajarme los pantalones porque la batalla está perdida,
fortaleza para poner un freno en mi andar y así no pisar a nadie que se me cruce porque puede ser SU TRASERO el que tenga que besar el día de mañana,
voluntad para dar siempre el 100% en el trabajo:
13% los lunes,
22% los martes,
28% los miércoles,
25% los jueves y
12% los viernes,
y auxíliame para que cuando tenga un día nefasto y parezca que todo el mundo quiere cagarme,
recuerde que hacen falta movilizar 42 músculos para poner cara de orto y sólo
4 para alzar mi dedo mayor y así mandar a todos a la puta madre que los parió!!!
Fuck You, Aménnnnnn!!!!!

No hay comentarios: