lunes, 19 de julio de 2010

Mirtha Legrand es marca registrada.

Mirtha tiene ese qué sé yo, viste, mezcla rara de señora high class y ama de casa con ruleros que se encarga de realizar una tarea tan denigrada como importante, la de llevar y traer chismes de feria.
Y así va, zigzagueando entre borrascosos zurdajes y repugnantes vómitos derechosos. De ahí que no haya podido contener más ese fuego interno disfrazado en "lo que la gente se pregunta en sus casas". Puede ser complaciente con la dictadura setentosa y calificar de pederasta a un homosexual. Lo curioso es que está en los medios hace más de 40 años, compartiendo nuestros almuerzos. Actitudes como ésta no la definen, más bien nos desnudan a nosotros. Creo que no es tan grave que sea como es porque es un reflejo de lo que somos, en parte, en menor o mayor medida. Somos esto, una contradicción en evolución permanente.
Pero para que no se nos atragante la milanesa ni los huevos se agolpen en la glotis, tenemos el listado de las próximas "revolucionarias y trangresoras" que se van a escuchar de doña Rosa María Juana Martínez Suárez:
1-¿En un casamiento gay, quién tira el ramo? ¿Y quien lo reciba debe ser homosexual? ¿En esas bodas hay vals?
2-¿Qué regalos compramos a los niños de parejas del mismo sexo? ¿Soldaditos a las nenas y cocinitas a los chicos?
3-¿En la misa, puedo darle la mano a un gay al momento de rezar sin que me contagie? ¿Habrá alcohol en gel al lado del agua bendita?
4-¿Si un gay se arrodilla en el confesionario está ofreciendo sexo oral al sacerdote? ¿O es al revés?
5-¿Si un homosexual tiene bolsa de colostomía es un gay contra-natura? ¿Por dónde hace el amor?
6-¿Es cierto que el bidet y la mamadera son adictivos?
7-¿A los bebés de parejas del mismo sexo el chupete se lo ponen en el culo?
8-¿Si un niño dibuja un arcoiris en la escuela tiene tendencias gay y requiere tratamiento?
No es tan grave, en la vida real pasan cosas peores. Por ejemplo este blog.

No hay comentarios: