viernes, 16 de julio de 2010

Ahora está de moda ser gay. Ser puto es cool.

Claro, ahora ser puto, gay, homo o como sea es cool y está de onda, es super re-copado, andá!!!!
Vemos por doquier a gente desesperada por salir del placard o del clóset o del armario.
Ya lo gritaba a los cuatro vientos la filósofa de la música marital, Lucía Galán (Pimpinela) y que suscribo a riesgo de ofrecer mi bello (o vello) cuerpo...¡¡¡Dónde están los hombres!!! (así, con signos de admiración).
La homosexualidad nos está ganando la batalla, no conformes con la unión civil fueron por el matrimonio, conquistaron la obra social, la potestad de heredar y ahora quieren la adopción!!!
Están en la televisión, en las radios, en el teatro, en el cine, son docentes, enfermeros, políticos, cartoneros, abogados, repositores, soldados y...futbolistas!!!! Ese terreno era nuestro!!!
No puede ser, no debemos quedarnos quietos, hay que movilizarse ya!!!
Reinvindiquemos aquello que nos hace bien machos, exigamos que la mujer vuelva a la cocina y, en caso de necesidad, apliquemos el golpecito correctivo a tiempo, despidamos con alegría y a boca de jarro del cuerpo toda ventizca que se produzca en él, llámese eructo o flato, rasquémosnos los genitales sin vergüenza delante de todo el mundo en claro grito de guerra, soy macho, qué mirás??? Sos puto vo'???
Tengamos sexo con todas las minas que se nos crucen y no tengamos empacho en llamar turra, trola o atorranta a la que se "deja" en la primera cita y frígida o santa a la que se niega a nuestros pedidos.
Voy por más, quiero más, basta de Miranda, de Cerati, de Axel Fernando, de Luis Miguel, de Chayanne, de Ricardo Montaner, sólo oigamos a Sepultura, Redondos, Pappo o AC/DC.
Lapidemos en plazas públicas a los que se pasaron de bando, a los Cacho Castaña, a los Gerardo Romano, a los Martín Palermo, a los Marcelo Zlotowiazda, la mole Moli, a los Nocheros y Jorge Rojas.
Que no se mueran nunca Horacio Guaraní ni el Chaqueño Palavecino. Recuperemos, si es que estamos a tiempo, a Luciano Pereyra y a Abel Pintos.
Volvamos al overol, no más metrosexuales, no quiero uniformes, deseo comer con las manos y usar los cubiertos para rascarme el pie o sacarme la mugre de las orejas.
Ahora, más que nunca hay que cantar... "el que no salta es un puto"!!! Nuestro guía será el Sapo Pepe!!!
Cada día al levantarnos, demos gracias a dios por ser machos como él y al momento de afeitarnos que nos proteja de la espuma de afeitar, de la colonia, de la loción after shave, del shampoo con ortigas, de la crema antiarrugas, del enjuague bucal, del baño de crema y por sobre todas las cosas, no nos deje caer en la tentación de hacernos adictos al bidet. Prefiero papel higiénico con virutas de acero a la cosquilla del agua calentita.
Así empezó Flavio Mendoza y, la verdad, mal no le va.
Confieso que me cae simpático, es más, hasta tendría un amigo como él.
Dan ganas de morderle una nalga, está lindo, perdón, señor, líbrame del mal pensamiento.
Má, sí, yo también me hago trolo!!! Pero no me pidan casamiento!!!

1 comentario: