martes, 24 de febrero de 2009

El espíritu de De Ángeli

Bien, el gringo. Toma lo que cree que le pertenece, dice lo que piensa, a veces piensa lo que dice, hace lo que se le canta.
Igual que mi hija, la diferencia es mínima, Antonella tiene 4 años, el "caudillo sojero" más de 50.
La verdad que envidio esa actitud y muchas veces arengo a los míos aconsejando que esa es la posición que debemos adquirir para conseguir los objetivos que nos planteamos, la justicia que nos niegan, lo que nos corresponde. Ni más ni menos que eso, lo que nos corresponde.
Siempre entendí que la libertad de uno termina donde comienza la del otro, pero no me conforma, porque da la casualidad que el otro siempre extiende su comienzo, su líibertad. Entonces, por qué no cortar una ruta, por qué no quemar una cubierta, por qué no tomar un banco, por qué no agredir a los políticos que nos "traicionan", por qué no desabastecer las mesas del vecino, por qué no invadir las dependencias gubernamentales, por qué no empujar, insultar, patotear??? Por qué no pedir, pedir, pedir y pedir??
El autor de la Biblia es claro: "Pide y se os dará, busquen y encontrarán, llamen y se os abrirá. Porque todo el que pide, recibe y el que piquetea más aún".
Y nunca serán sancionados, jamás la policía vendrá a pintarles los dedos ni la gendarmería le pedirá de buenas ganas desalojar un lugar, nada de eso ocurrirá. Al contrario, será tapa de revistas, el celular explotará y hasta Tinelli lo convocará para un lugar en el próximo jurado de Bailando por un sueño.
Por qué? Porque todo lo justifica. El hambre del norte del país, las escuelas rurales, los caminos de tierra, la salud pública deficitaria, el salario docente, la miseria de la jubilación y...allá a lo lejos, también las retenciones y los intereses usurarios de los bancos piratas y desalmados.
Ojo, todo vale porque es De Ángeli, un gringo como nosotros, laburante de primera hora, que paga sus impuestos y da trabajo.
Nada que ver con esos negros de mierda del "perro" Santillán, del "barba bailador" de Raúl Castells, del "sorete pro-árabe antijudío" de D'elía y la "vieja loca bien muerta" de Norma Plá.
Hay piquetes y piquetes, hay negros y negros, hay negros y personas, hay protestas y protestas justas, hay hijos de puta y reverendos hijos de puta.
No me entiendo y no entiendo a la gente, algunos toman la tesorería de un banco, la ruta, la gobernación y "siga el baile" y yo no puedo entrar a un banco porque el guardia me mira de reojo pensando que voy a robarles la plata.
Así somos. Así nos gusta.

No hay comentarios: