lunes, 5 de enero de 2009

Lole, ese encanto de hacerse el boludo.

Carlos Reutemann es así. No esconde nada, no finge nada, no tiene doble sentido, no busca ir más allá, no coquetea con la dualidad. Es, simplemente, "el Lole".
A la edad que posee los usos, costumbres, aciertos y errores se potencian, se acentúan, se perfeccionan.
Desde que era corredor en la máxima categoría del automovilismo actúa de esta manera.
Me causa gracia ver cómo la gente no puede entender que una persona que está en puestos tan importantes no tome decisiones, no tome partido, no se juegue por algo.
ERROR!!! Están todos equivocados, incluso quien escribe esta pavada.
Les doy la razón, en el mundo de la política parece increíble que haya personas que acumularon tanto poder con el secreto encanto de hacerse el boludo. Atención, no es una cualidad para desestimar, para tomar a la joda, hay que serlo y parecerlo. Y sólo se consigue tal grado de profesionalismo, sencillamente, siéndolo.
Hemos asistido a innumerables situaciones donde los protagonistas se hacen los boludos o nos quieren hacerlo creer, por ejemplo, Maradona en el '86 con la mano de dios, Barrionuevo y sus 2 años sin robar, Carlos Saúl y el "accidente" de la fábrica de Río Tercero (por poner un caso), Duhalde y los que pusieron dólares recibieron dolores de cabeza, Cavallo y las lágrimas junto a Norma Plá, De la Rúa y la Banelco del Senado (inluyo el llanto de Palito en lo de Susana y las explicaciones del viejo Cafiero) y Cristina con el blanqueo de los capitales sucios. Hay más, muchos ejemplos más que no nos sirven ni como ejemplo.
Ahora, en todos estos casos, la máscara del "hacerse el boludo", se cayó enseguida, entrevistas mediantes o por haber hablado de más ante empleados no tan fieles, los bien conocidos "off the record".
Pero con "el Lole" no, nunca podrán rotularlo como un perverso, como un bipolar o como un tipo con rasgos psicópatas o esquizofrénicos. Es así, cuesta entenderlo, cuesta aceptar que se llegue a tanto siendo tan pelotudo, lo que implica una contradicción clara, no es un boludo cualquiera, nos engatusó a todos haciéndonos creer que no es ningún boludo que, como buenos boludos que somos, votamos varias veces y nos dejó boludos de tanta boludez.
La labor del lole como gobernador o senador se caracterizó por la era de la boludez, simple, plana, sencilla, hacer la plancha, pagar los sueldos, no entrar en discusiones, mostrar los cuidados dientes y esos ojos más celestes que los de la Pulpera de Santa Lucía. Ahhh, es una divinura!!! El yerno ideal, el amante de la telenovela que saltó de la pantalla para ser el vecino que nos sacaría de la delincuencia y el desfalco de las gestiones peronistas pasadas. Otro error.
Nada de eso, no tocó los privilegios de los privilegiados amigotes, la Corte Suprema fue un apéndice de su familia (como el Poder Legislativo), estuvo en las fotos de todos, de Cavallo, de Carlos Saúl, de Palito, de Duhalde, etc., nunca nadie le avisó del agua, de las defensas que no estaban terminadas, quizás sea la misma persona que no le avisó del cartel que decía Jones-Reut, un acto de "rebeldía" histórico, las cosas raras que vió cuando le ofrecieron la candidatura a la presidencia, la represión del 2001 y los muertos que la policía nunca pagó, su policía, el crecimiento de la pobreza, la falta de inversión en salud y educación que caracterizó a su gobierno en contrapartida con la ingeniería de subsidios que montó para repartir entre sus conocidos, etc., etc., etc.
En fin, "el Lole" es un hombre, con todas las contradicciones que los hombres poseemos y que no sería nada del otro mundo si no tomáramos en cuenta un pequeño detalle, un plus que no debe pasar inadvertido...tiene el poder para cagarnos la vida!!!
Y nos cagó!!! Y, como decía la abuela, con esa cara de bueno!!!
Sí, abuela, como reza ese dicho popular: "se hace el boludo como perro que lo están...amando".

1 comentario:

PescaTop dijo...

cambia esa foto pareces Charly Garcia antes de la desintoxicación, no te metas con mi amigo el Lole, fijate vos con los oligarcas que te juntas