martes, 30 de diciembre de 2008

2009 - Que la tortilla se de vuelta.

Dulce melodía que refleja mis deseos del 2009 para vosotros, queridos amigos:
"Que la tortilla se vuelva, que los pobres coman pan y los ricos mierda, mierda".
Y como desear es un acto gratificante, enriquecedor de espíritu y, sobre todo, gratis, sumemos augurios:

1-Que el violador sea violado.
2-Que el asesino sea ajusticiado.
3-Que los jueces sean condenados.
4-Que los ladrones sean estafados.
5-Que los enfermos curen.
6-Que los médicos enfermen sin obra social.
7-Que los maestros aprendan a aprehender.
8-Que los policías sean vigilados.
9-Que internet no te interne.
10-Que los emos gocen.
11-Que dios me pida de rodillas.
12-Que los que viven de la política no vivan.
13-Que los bancos me banquen.
14-Que el que ladre también muerda.
15-Que tu pareja sea tu amante.
16-Que tu amante nunca sea tu pareja.
17-Que tenga pareja...por lo menos las piernas.
18-Que el sexo nunca termine...antes que yo.
19-Que la mentira tenga patas largas...o nunca me entere.
20-Que la muerte se muera o te sorprenda dormido.
21-Que la risa me duela.
22-Que mis hijos me den la razón.
23-Que pueda recibirme de buen padre y no sufra.
24-Que la locura no sea pasajera.
25-Que las penas sean de los otros y las vaquitas no tan ajenas.
26-Que dios y la patria se los demande.
27-Que llore sin vergüenza.
28-Que nada de esto se cumpla.

Que por una vez en la vida, todos podamos cosechar lo que sembramos.

- FELIZ 2009 - PARA TODOS LOS LOCOS QUE SE INTOXICARON CON ESTE BLOG.

lunes, 29 de diciembre de 2008

Si hay crisis que Santa Claus la esconda!!!

Crisis!!! Crisis!!! Dónde estás, amor??? Tanto me hablaron de vos y no pude encontrarte!!
Claro (o sea obvio, tengo que aclarar porque este hijoeputa de Carlos Slim está comprando el diccionario de la Real Academia Española), estaba sumergido en una lucha titánica contra los colegas padres en medio de las góndolas de los hiper y las jugueterías, me perdí horas haciendo colas entre changuitos rebozantes de sidras, jueguetes, cervezas, juguetes, vinos, juguetes, champagnes, juguetes, panes dulces, juguetes, turrones, juguetes, lechones, juguetes, asados y..., ah, y algunos regalos.
Me quedé sin llegar a despedidas de año porque el tránsito estaba atascado, atorado, insoportable e irascible, queriendo matar a todos, rogando convertirme en un extremista de la Jihad con un cinturón de trotyl atómico y pararme en medio de las avenidas, pidiendo atención y apretar el botón que diga Bang, Bang, estás liquidado!!!
Dónde mierda está la crisis. Me vienen atemorizando con tantas cosas, me hacen terrorismo sicológico: "ya viene, cuidado, estén atentos, están golpeando a tu puerta, buuuuuuhhh!!!
Que se venga de una vez, lo parió!!!! Si me van a matar por lo menos no me dejen sufrir!!!
La gente como loca corriendo de un lado al otro, enloquecidos por llevarse la última barbie, por las últimas botellas de fresita, por los últimos cortes de carne de vaca, por los últimos días de su año!!! (parecían los últimos días de su vida).
Las estadísticas marcaron un crecimiento importante en las ventas de todos los comercios. Si hasta "la mabel", mi vecina, la del quiosquito de morondanga, cerró a las 8 de la tarde/noche porque se quedó sin "cuetes", como remarca la potentada empresaria propietaria del local lindero a mi domicilio.
Pregunto, ¿Dónde está el botón que dice PAUSE de este loco, loco mundo?. La sensación era la de ir tomado por los brazos, llevado en andas por las calles, jamás caminé.
Qué me vienen con eso de no esperar hasta último momento para hacer las compras!!! Todo diciembre fue así, y cuando compré las cosas 15 días antes, las finiquité 24 horas después de comprarlas!! La gula destruyó a Cormillot.
Quise hacerme el banana y aprovecharme de la crisis solicitando alquilar una mini casaquinta y la respuesta fue: "el 90% está alquilado, señor, pero el mes le saldrá entre $3000 y $5000" ¡¡¡Quéeeee!!! Pero, y la crisis??? Deje, nomás. La Pelopincho queda hermosa en el lavadero de un departamento en el tercer piso!
Al final me dí cuenta que los medios hablaban de mí cuando se referían a la crisis. Yo entré en crisis, mi bolsillo entró en crisis, mis hijos están en crisis, mi matrimonio es una crisis, mis vacaciones están en crisis y mi corazón tiene panic attack!!!
Shhhhh, silencio. Por respeto al que se va, al que se termina, al que está acabado hagan SILENCIO. Y por el final del 2008, también. Q.E.P.D: en paz descansen.

lunes, 22 de diciembre de 2008

Cuelgo mis sueños. My dream is over.

Se van cerrando etapas, aunque tratándose de la vida, no se puede saber cuándo realmente ocurren.
Son procesos donde te vas mentalizando a dejar cosas, donde perdés el sabor a lo que adorás, donde no te quedan fuerzas para golpear puertas, donde todos te parecen la misma mierda, donde la realidad clausuró la entrada a los sueños.
Decidí colgar mis sueños de vivir de lo que amo, el teatro. Decidí colgar el traje que uso para animar fiestas, decidí entregar ese micrófono que cuidé como oro a mi hija para que se divierta con los karaokes.
A partir de ahora mis disfraces, mis caretas y mis zapatos formarán parte de los juguetes de mis hijos. A partir de ahora mis guiones, mis grabaciones, mis ideas y mis personajes quedarán como archivos comprimidos del dísco rígido de la pc y de mi cerebro.
Desde los 15 años, (ya pasaron 19, lo parió!!!) cuando descubrí que el teatro era la llave que me permitía sobrevivir al hambre, a la soledad y al quilombo de la adolescencia, puse todas mis ilusiones en ese objetivo, vivir de lo que amo.
En este proceso laburé para todos y de todos aprendí algo, qué NO hacer. Me puse la camiseta y trabajé como un esclavo y siempre con la misma paga: "gracias, muy bueno lo tuyo, pero si no traés plata no hay lugar fijo". (Leandro Miller, ex-conductor de LT9, dixit).
Ver que los más hijos de puta, a los que no se les cae una idea cuando lo das vuelta y a los mediocres de siempre ocupan lugares por tener banca o saber cómo y a quién venderle el alma, me asqueó. Es claro, la culpa es mía, pero no pude vencer una premisa pelotuda que me acomplejó siempre: privilegio el trabajo (y la calidad) de un producto a vender, vender y vender. Grosero error que me costó sangre, sudor y lágrimas.
Durante estos años tuve muchas propuestas, incluso para el año que se viene pero ninguna valora el esfuerzo.
Seguramente no soy tan bueno como creo, quizás mi autoestima, por lo menos en esto, es muy elevada. Como decía el Indio Solari, "siempre fui menos que mi reputación".
Por suerte, disfruté de todo lo que hice, no del contexto pero sí del mundo imaginario al que la actuación me transportara, donde los personajes y los guiones me hacían sentir como pez en el agua. Evidentemente no superé la niñez o, al menos, quisiera quedarme siempre en ella.
Tomar esta decisión me llena de dolor. Mucho y constante. Llevará tiempo, algo de terapia y mucho de contener la rabia y la bronca que la impotencia de no estar sobre un escenario me genere.
Pero siento que dejaré de sufrir, de padecer y de relacionarme con este ambiente de mierda.
Despuntaré el vicio cuando mis hijos necesiten un Papá Noel, un Barney en los cumples, un San Martín o un Belgrano en sus escuelas. Si ellos así lo desean. Me aprovecharé de la situación hasta que crezcan y me conozcan.
Gracias a los que me han entendido en mi locura, a los que quisieron y aguantaron mis personajes, a los que saben que no tengo cura.
Gracias a los amigos que nunca boicotearon mis sueños y, peor para ellos, alentaron este fuego interno.
Gracias a mi familia y perdón por lo que tendrán que soportar a partir de esta decisión. Sé que es una adicción que no sé cómo manejar y que me provocará crisis en mi humor, que me llevará del amor al odio, de la risa al llanto, del goce al dolor en cuestión de segundos. Ellos pagarán los platos rotos. (para ser sincero, ya los vienen pagando).
Estoy enfermo. Es bueno reconocer la enfermedad para empezar a tratarla.
La actuación para mí es como la droga, nunca dejás de ser un adicto, siempre seré un ACTOR EN RECUPERACIÓN.
Bienvenido al mundo real, Cristian Sperati!! Your dream is over!!

miércoles, 17 de diciembre de 2008

Habeas corpus al reloj.

Fin de año, cerrado por balance. Mirando de reojo para atrás, para que no me asuste lo que encuentre, veo esa mezcla típica de buenas, no tanto, malas y peores, es y será así.
Me pasé el año corriendo de un lado a otro y nunca lo alcancé. Jamás llegué a tiempo a los lugares que tenía que llegar, tarde en todo. Entonces, para qué corrí? Para qué me preocupé?
Gasté demasiado gas oil para sostener la mentira de ser feliz por ganarme el pan de todos los días, sonriendo a cuento garca esté por encima de mí.
Otro año más donde fui el gran Judas, me sedujeron las 30 monedas de oro que sólo me sirvieron para "vivir" ahorcado. Inmundo gozo desagradable de ofrecer cientos de "buenos días, señor" a toda rata que parase ante mí.
Un pan amargo pero pan al fin, sobre todo cuando durante mucho tiempo me faltó.
Le pido al reloj una tregua. Que me deje descansar hasta despertar solo, que no me levante atormentado por la sensación de haberme quedado dormido. Que me deje caminar despacio y no me atosigue con el miedo a ser despedido por no estar en el yugo a tiempo. Que me deje respirar. Que pueda sentir y escuchar mi respiración.
Ese tic tac de la pulsera magnética me retuvo detenido en el tiempo. Fue la culpable de no haber jugado más con mis hijos, de haberme perdido asados, partidos de fútbol, de truco y borracheras con mis amigos, de nunca poder ver el final de las películas, de llevarme al extremo el físico esforzándome para dedicarle tiempo a todo. Creo que fueron más las horas que estuve en el camino que en los lugares que tenía por destino. Creo no, estoy seguro.
Sigo pagando por los errores. Nunca aprendo. Decía un tarado como Luca Prodan, "no sé lo quiero pero lo quiero ya". Afirmo esa postura.
Que el reloj se apiade de mí, que pueda terminar el vino de mi copa, que no me queden cosas en el tintero, que el cielo le gane al cielorrazo del edificio, que el papel y la birome destronen al teclado de la Compaq, que las ideas me vuelvan y me sorprendan, que deje de dominarme la obviedad. Que se suicide la puta rutina.
Los años me pegaron en la nuca, al cuerpo no le da el cuero pero mis ojos nadan en felicidad cuando ven a mis hijos llenos de salud.
Por eso brindo, qué más puedo pedir!! Lo demás forma parte de mi lado inconformista.

lunes, 15 de diciembre de 2008

Un zapato para otro zapato.

Es un nombre difícil de recordar peor aún de escribir, pero vale el esfuerzo: Muntazer al Zaidi. Este periodista iraquí de 28 años logró ponerle la frutilla del postre a la indi-gestión George W. Bush. Esos zapatos arrojados al zapato que gobierna EEUU pegaron más que las millones de toneladas de municiones que los yanquis "decoraron" al sufrido pueblo iraquí. Es verdad, no se pueden comparar miles de familias destruídas y cuerpos mutilados con este "arrebato de nene revoltoso".
Pero la foto y su significado son historia.
Y es metafórico. Cuando éramos chicos si traías notas bajas o la seño te retaba, tu viejo te recibía como este periodista. A zapatazos!!! Y uno tenía los reflejos de Bush.
Es la expresión máxima de la impotencia, de la necesidad de exteriorizar una bronca.
No cambiarán las pérdidas humanas ni los negociados detrás de la invasión a Irak pero será una postal de los deseos que muchos tenemos ante la presencia de un presidente nefasto.
Curiosamente y como pasa siempre, mordió el polvo cuando la economía le dió la espalda, de lo contrario hubiese concluído su mandato como un presidente más.
Hace falta decir que fue reelecto? Hace falta decir que son iguales a nosotros? O nosotros iguales a ellos?
Bush les habló con el corazón y la gente (EEUU) le respondió con el bolsillo, Irak a zapatazos.
Hubiese sido mejor que el periodista, en lugar de gritarle perro, le hubiese dicho: ¡¡¡Más vale que estudies o te saco de casa a patadas en el culo!!! Como decía mi vieja o tu viejo.
Atención, que se preparen Ricky Sarkany, Grimoldi, Hush Puppies, Lady Stork, Mistral y otros porque seguramente serán invadidos por Georgito. Esos zapatos figuran en la lista de armas de destrucción masiva!!!
Ojo, se me acaba de ocurrir una idea: y si recibimos a zapatazos a personajes como éste???
Olvídenlo, todavía estoy pagando este par que me lleva y me trae del trabajo.
Salud al héreo mundial Muntazer al Zaidi!! Qué difícil de escribir!!! Cómo no se llama Juan Perez!!!

viernes, 12 de diciembre de 2008

Suicidio asistido??? Con vos a muerte!!!

Nadie quiere morir, nunca, aún cuando en algún momento de la vida se sienta derrotado, abatido, sin fuerzas, enfermo, hiper depresivo, sin laburo, despechado por un amor no correspondido o haya sufrido la pérdida irreparable de un ser amado. Siempre pasás por etapas donde te sentís morir un poco o mucho, pero pasado un tiempo, las heridas van doliendo menos y, aunque sigan estando allí para recordarnos lo que nos costaron, nos aferramos a la vida.
Aún cuando hay días que vemos oscuridad, al despertar del día siguiente algo o alguien nos da una luz de esperanza y nos da la excusa para seguir.
Supongo que el suicida hasta último momento duda si apretar el gatillo o no, supongo, porque es el instinto puro y animal de supervivencia. Es la esencia, doña naturaleza.
Es raro, si no fuera por la razón, que de tanto abusar de ella termina aplastando el corazón y el instinto, no recurriríamos a la ejecución de la cláusula gatillo de la vida. Pero son razones que la propia razón no entiende.
Pero comprendo y justifico a la razón. Por qué alargar una agonía, un dolor físico, un duelo. Por qué? Por miedo al castigo divino?? Puede ser más duro que el terrenal?? Por creer en milagros?? Por amor?? Por egoísmo??? Por que sí??
Estando con todas las facultades intactas puedo decidir cómo vivir pero no cómo morir. Esa es la libertad completa, cómo vivir y cómo morir.
Creen que es una decisión fácil? No lo creo pero quiero estar lúcido para tomarla.
No quiero ser una carga al pedo, no quiero babearme, orinarme, defecarme sin tener posibilidades de cura. Amo demasiado a mi familia para verlos morir conmigo. Suficiente será verlos enfermarse junto a mí.
Lo que no hice hasta ese momento, no lo haré ahora. No sé después. Quién lo sabe.
Mi vieja creía mucho en dios, amaba la vida, la peleó a muerte (irónico, no?) conectada 3 veces por semana a un riñón mecánico y un día dijo basta. Se dejó ir. Me enojé con ella y su egoísmo. Maldije su decisión. Le tiré toda la jurisprudencia que la dialéctica humana tiene para estos casos. Incluso la extorsioné con los nietos que se perdería de disfrutar. Quise adueñarme de algo que no me pertenecía, la de su libertad de elección.
Y se fue en paz sabiendo que no sufriría más. Quién era el egoísta?
Ah, creía que la vida era un regalo de dios que los humanos no podíamos rechazar. Y no conoció el suicidio asistido.
Y say Live and Let die. No more. Me buscaré un abogado para el Juicio Final.

jueves, 4 de diciembre de 2008

A Papá Noel le pido un sindicato.

Soy sindicalista y qué!!! Pertenezco al sindicato de Bebedores en Exceso de Malta y Cebada en botellas de Litro Seccional Quiosco de la Esquina que agrupa a los trabajadores (de cualquier actividad) que se juntan a disfrutar de unas frescas birras luego de una agobiante y agitada jornada laboral.
Y es un laburo desgastante, porque hay que luchar para que nos fíen cuando falta la moneda, para que la policía no nos quite el placer de sentarse en la vereda obstruyendo el paso de la gente normal que, por lástima, nos da limosnas, o para que los vecinos intolerantes no confunda las dulces melodías que entonamos (entonados, obvio) en "ruidos molestos".
Por eso entiendo a los Moyano's, a los Cavalieri's, a los Ferreyra's, a los Maguid's, a los Kiener's, a los Palacios's, a los difuntos Ubaldini's y Lorenzo Miguel's, etc.
Los medios nos tienen miedo porque no entienden que el sindicato es una gran familia. Y en una familia el jefe es jefe hasta su muerte, no se plesbicita su gestión y los demás acompañan o acompañan.
Como gran jefe/papá hay que premiar al que es leal y reprender al que "mea fuera del tarro". A veces un tirón de orejas, una ojota marcada, un repasador en la espalda, un tiro a la pierna, una bomba molotov, una apretada, una golpiza o un cadáver a tiempo previene daños mayores.
Como en toda familia los integrantes salen en defensa del que es atacado aunque ello signifique ir contra la verdad o la razón, simplemente, porque hay una razón mayor: "lo primero es la familia".
En toda familia hay quienes se creen mejor preparados que el jefe y especulan, digitan y manipulan con el objetivo de tomar el poder. Es bueno ver a los hijos crecer, con ilusiones y ansias de hacer, pero STOP!!, es mi casa, mi caja, mi sueldo, mi familia, mi lugar, mi vida.
Como buen padre/jefe hay que bajarles la ansiedad (o bajarles los dientes) y no hay que escatimar recursos a la hora del objetivo.
Por eso a Papá Noel le voy a pedir que reconozca mi Sindicato bajo amenaza de realizar las acciones legales pertinentes.
Y sino, que parezca un accidente!!!
PD: espero que entiendan mi sentido del humor. Caso contrario intervendrá el Sindicato de Pelotudos Anóminos que escriben Pelotudeces en los Blogs Pelotudos.

martes, 2 de diciembre de 2008

De Dieguitos y Romanes.

Feliz y sereno. Esas sensaciones me invaden y dominan.
Ver a un impresentable/anti-jet set/tipo común de Diego Capusotto levantar la estatuilla de los premios Clarín como la figura del año 2008 del espectáculo me llenó de tranquilidad.
Recuerdo cuando a finales del siglo pasado entre los años 1999 y 2002 (leíste bien, siglo pasado) devoraba Todo x 2 pesos admirando a esos locos despeinados de Diego y Alberti mientras peleaba a muerte con mi familia por el control remoto, ellos por Tinelli y yo por estos "descerebrados" que hacían un humor absurdo pero menos absurdo que la vida misma.
Casi 10 años después lo aplauden de pie, a un tipo sencillo, de familia, de barrio, de amigos, sin siliconas, sin extensiones, sin photoshop, sin castings de camas, sin Riales, sin Sofovichs, sin gatos de cuarta. Como uno, feo y desaliñado.
Feliz y sereno por dos. Es cierto que Román incita al desorden, a la violencia, pero sólo cuando lo ves jugar con el freno de mano puesto. Verlo gritar el gol, corriendo hacia la platea, señalando a un Don Nadie y espetándole un "gritalo ahora, gritalo", no hizo más que demostrar que Román tiene sangre y que las venas no son una serpentina de freezer.
Reivindico esa actitud, la revancha. Si por pagarte tienen El Derecho de putearte, basurearte, mofarse de vos, también tenés la obligación de aceptar la respuesta, la contra ofensiva. Es cosa de hombres, no de machos, de hombres de bien. Si yo puteo, tú puteas, él putea, nosotros puteamos, vosotros puteais y ellos putean. Lengua de primer año.
Si TU jefe tiene derecho a presionar, a exigir a insultar porque te paga, vos tenés el derecho de gritarle en la cara "Tomá, es para vos", cuando hacés más de lo que te piden.
Hay algo de cierto, Román con ese festejo incitó a la violencia, debió haberse dedicado a blanquear dineros de negocios sucios o cortar rutas desabasteciendo el país o ser un sindicalista eternizado en el poder que aprieta a gente común o un cura abusador de pendejos hambrientos o venderle efedrina a un cártel mexicano. Así no ofendía a nadie.
Actitudes de dieguitos y romanes, un aire fresco al humo diario que venden los diarios.