miércoles, 5 de noviembre de 2008

Un mimo al ego. Gracias Veintitrés.

No es más ni menos que eso, un mimo al ego. Pero no por ser un mimo sea algo menor en esta vida llena de golpes significantes y de modorra autodestructiva.
Gracias a la generosidad de la Revista Veintitrés que publicó un escrito de este blog titulado "God saves the money"- "Paren el mundo que me quiero bajar" en la edición 539 del 30/10/2008.
Me sentí un ignorante importante por un momento, pero eso no es bueno para el periodismo. No le den poder a un ignorante.
PD: para los de la Revista Veintitrés: ¿no quieren casarse conmigo? Me dí cuenta que alguien me presta atención y me escucha, algo que no pasa en casa. Jajajaja. (o debería llorar??).

No hay comentarios: