lunes, 24 de noviembre de 2008

El tenis es cosa de pechos fríos!!!

Al pedo, siento que fue todo al divino botón. Perder horas del finde, tener taquicardia, sudar como un condenado a muerte, putear, enojarme, festejar, pasar del amor incondicional al odio eterno, fueron sólo instantáneas de una broma de mal gusto. No por haber perdido, porque en el juego como en la vida es una opción, sino cómo.
Duele ser derrotado pero lo que más duele es la sensación que queda en el corazón del cómo. Sin espíritu, sin mística, sin fuerzas, sin alma.
En esto quiero ser claro, pasa en todas las actividades de la vida y el deporte no es la excepción, todos buscamos la moneda que nos garantice una vida sin sobresaltos, pero con la camiseta argentina, no. Ese es mi límite, que no significa que sea el correcto.
Hay momentos en la vida que hay que elegir y ése era uno.
Para llegar a lo más alto hay que empezar desde el suelo. Cuando nos juntamos a jugar al fútbol, usamos la cerveza como excusa pero en realidad el premio mayor es elAMOR PROPIO, no queremos ser esquilmados por los amigos, no soportamos el karma de la derrota.
Ese vestuario es un verdadero cabaret porque nos peleamos entre todos, nos insultamos como enemigos acérrimos, vamos a cada pelota con la consigna "no pasa la pelota ni el hombre", jugamos a muerte porque lo sentimos así. Después podemos amigarnos o seguir enojados. pero no por mucho tiempo. Eso es mística!!! Y pensar que dicen que nosotros jugamos por nada!!!
Con esto quiero decir que NO importa si en el equipo somos todos amigos o nos "reventamos a trompadas", porque todos luchamos por un objetivo, que puede ser egoísta o solidario, el AMOR PROPIO.
Estas palabras de nada le sirven a personas que no tienen hambre de gloria o no hayan pasado EL hambre, ese que molesta en el bajo vientre.
Ver la actitud de algunos deportistas (Acasusso, Calleri, Del Potro, Messi, etc.) me hacen ver lo grande que era Maradona. Un tipo del que podremos discutir toda su vida pero nunca la actitud a la hora de ponerse la camiseta argentina. Con esa camiseta no se juega, se entrega todo en la cancha y, de ser necesario, se sale con los pies para adelante.
Repito, perder es una opción, cómo hacerlo es una elección.

No hay comentarios: