jueves, 30 de octubre de 2008

Perdón Alfonsín

En 1983 tenía 9 años cumplidos.
Había en el ambiente una sensación de alegría y de ansiedad por una forma de gobierno bastante denigrada y muy poco respetada, la democracia.
Se respiraban nuevos aires, frescos y libres de sangre. Daba la impresión que Alfonsín ganó por su mensaje pacificador y conciliador.
Queríamos paz, necesitábamos tener tiempo para pensar, lejos del quilombo, del ruido de las patotas y las quemas de cajones de los muchachos peronistas (pobre Perón!!) de Herminio Iglesias y el híbrido Ítalo Argentino Luder.
Con el paso del tiempo su gobierno me fue desilusionando. Como todos, pasé por la bronca de que mi familia no llegara a fin de mes, de bancarme las subas de precios, la interminable inflación.
Me harté de ver el dólar explotar, de los cambios de minitros de economía, del Austral, de los despidos, de los 13 paros.
Sufrí el dolor de la impunidad con las Leyes del Punto Final y la Obediencia In-Debida.
La frutilla del postre fue el maquiavélico Pacto de Olivos.
Y lo puteé, lo maldije, juré no escuchar más sus discursos, no leer más sus artículos opinando sobre algo que, según entendía yo, no supo hacer...gobernar.
Pero el tiempo me despabiló. Me dí cuenta lo estúpido y lo pendejo que fui.
Quise que Alfonsín fuera un superhéroe. Que nos llevara a la gloria perdida. Le pedí eso y más a un hombre, solamente un hombre que tuvo el terrible trabajo de ser presidente.
La historia me demostró que no hizo lo que quiso sino lo que pudo.
Con los gremios en contra. Con el peronismo en oposición, nunca constructiva, como siempre destruyendo. Con la Iglesia y la sociedad pidiendo a gritos por los militares.
Con los milicos cargando el fúsil caliente, humeante y sedientos de poder.
Con los resabios de los grupos armados setentistas que seguían creyéndose los salvadores de la patria inventando revoluciones.
Con los medios que se negaban (aún lo hacen) a revisar su pasado de golpistas y asustando con sus tapas el cerebro de la población infundiendo el pánico.
Me dí cuenta tarde, reaccioné a destiempo.
Alfonsín se equivocó mucho y feo, tenía un carácter duro y difícil pero es el único ex-presidente que puede caminar tranquilo por la calle sin custodia y sin ser puteado, no sé por qué. Será porque no robó, porque sostuvo ideas aunque esté errado. O será porque fue un BUEN TIPO.
Así de simple y complejo. Fue un buen tipo y además político. Dos cosas que hoy no van de la mano.
O, como reza un dicho, "No es que haya sido el mejor, sino que los que vinieron fueron peores que él".
Salud Alfonsín!!! Y perdón, aunque no votaría por Usted.

martes, 28 de octubre de 2008

Dame una razón para no matarte.

Dale, dame una razón, una sola razón para que no tenga la necesidad de hacerte algún daño.
Escuchás las mías, basura!!!
Porque tenés trabajo,bien pagos, los que menos te hacen transpirar, los que tienen calefacción y aire acondicionado, los que están bajo techo, con posibilidades de ascenso o de irte a otro mejor.
Porque podés estudiar todo lo que quieras, cuanto quieras y como quieras.
Porque comprás lo que no necesitás y comés más de lo que te pide el cuerpo.
Porque podés ahorrar.
Porque podés manejar.
Porque podés ver nacer a tus hijos sanos y enteros.
Porque podés darle comida y educación.
Porque podés pagar médicos privados y no hacer colas en hospitales.
Porque te llaman "señor/señora".
Porque podés tener las mejores minas.
Porque caminás por la calle sin tener vergüenza por lo que sos, lo que tenés, lo que vestís.
Porque no mendigás.
Porque el hambre no es un cuchillo que te abre el estómago de dolor.
Porque tenés celular y tarjetas de crédito. Porque te dan crédito.
Porque no te echan de los lugares públicos.
Porque no te miran raro.
Porque no te tratan como una mierda.
Porque no tenés pinta de choro.
Porque tenés futuro.
Porque podés elegir. Algo que yo no puedo hacer.
Porque cuando te caes podés levantarte. Porque yo siempre estoy en caída.
Porque me cansa tu risa. Porque no tengo de qué reirme.
Porque te doy asco. Porque me siento "un asco".
Porque siento bronca e impotencia.
Porque te dan la razón y yo soy sospechoso siempre.
Porque a vos te protegen de mí.
Porque dios escucha tus plegarias y a mí me deja las limosnas.
Porque tenés "sueños" y yo sueño tenerlos.
Porque tu vida vale. Porque lo mío no es vida.
Porque te doy lástima quiero lastimarte.
Entonces, te pregunto, por qué crees que tengo que dejarte vivir?
Por qué vos sí y yo no??
Si te molesta verme, por qué no puedo sentir lo mismo??
Si me querés muerto o encerrado, por qué no te puedo desear lo mismo???

Te repito, antes de gatillar, dame una sola razón para dejarte vivir. No valés nada para mí.

viernes, 24 de octubre de 2008

Ni AFJPs ni Estado, pena de muerte.

Viejos son los trapos!!! Qué hermosa frase, pero para esta república hay un error de sintaxis, ya que el "modificador directo" LOS debería ir delante de la oración...LOS VIEJOS SON TRAPOS.
Durante años, décadas, siglos, llegar a viejo en esta tierra es una condena, un calvario con olor a muerte.
Cuando los aportes iban a las arcas del estado (sean provinciales o nacionales) siempre se utilizaban para tapar agujeros del momento, emparchar los déficits fiscales.
Cuando llegó la salvación cavallistíca de las AFJP, curiosamente, sirvieron para tapar los agujeros de los hambrientos bolsillos de empresarios del mundo financiero con una ambición inescrupulosa que aceptaron cualquier bochorno jurídico por una cuenta en las Islas Caimán.
Cobraron comisiones exorbitantes que se comían la mayoría de los aportes, se patinaban todos los ahorros de los laburantes en la timba de la Bolsa, comprando acciones de empresas fantasmas que fraguaban balances positivos y cuando la economía colapsaba no dudaron en comprar bonos de un estado argentino en default.
Y todo eso con guita que no les pertenecía. Jugaron con el futuro de millones de personas, con los sueños de un final de vida tranquilo. Pensar en una Argentina a 30 años es imposible, pero ellos la vendían como un jardín donde disfrutaríamos con los nietos entre campos llenos de flores y animalitos, cual revista Atalaya (de los Testigos de Jehová).
Es bueno aclarar que todas estas maniobras fraudulentas las hacían con los aportes de los trabajadores, NO CON SUS COMISIONES, ya que las depositaban en las casas matrices de bancos de primera línea internacional o en paraísos fiscales libres de controles impositivos.
Es claro, los viejos son descartables, son minoría, no votan, no tienen poder de protesta, no paran un país, no hacen caer el Dow Jones ni provocan catástrofes financieras.
Están para molestar, para tener que destinar el dinero que teníamos ahorrado para las vacaciones en costosos medicamentos o en tratamientos e intervenciones quirúrgicas con finales inciertos. Sólo escuchamos sus quejas, que los dolores, que los achaques, que la obra social no cubre, que las enfermeras en casa, que esto y aquello.
No se les puede dar una tarea porque se olvidan, no pueden cuidar a los nietos porque se les escapan y no pueden correr. NO PUEDEN HACER NADA más que esperar que llegue, lo más rápido y menos doloroso posible, el final de una sufrida carrera por la supervivencia.
Está bueno que le hayan sacado el negocio a los mercenarios de las AFJPs, pero uno tiene la sensación (casi certeza) que será un cambio de manos, que otros mercenarios se harán cargo de estafar a los viejos (llámense ministros de economía) para que se pasen sus últimos días en la marginalidad absoluta.
Está bueno, pero no alcanza. Falta que la gente (nosotros), que tenemos todavía la fuerza de nuestro cerebro y el cuerpo aún responde, nos hagamos cargo de exigir la recompensa merecida para tantos años de trabajo. Aguantar, trabajar y vivir 35 años activos en Argentina no es lo mismo que en el Primer Mundo.
Merecemos un final feliz aunque el desarrollo haya sido espantoso.
Sino, que el Estado se sincere, que deje de lado las AFJPs. o el SIPA (Estado) y decrete la Pena de Muerte optativa, es decir, cuando las mujeres lleguen a los 60 y los hombres a los 65, puedan optar por una ejecución sumaria o sea una muerte veloz y digna o una sumaria ejecución o sea vivir con una jubilación que te vaya matando poco a poco y lleno de sumarios administrativos rogando un reajuste de haberes.
Pensar que el origen de la palabra Jubilado proviene de júbilo (felicidad, alegría). No será mejor decirles retirados???
Retirado: persona mayor que está en condiciones de morir, está RE-TIRADO.

martes, 21 de octubre de 2008

La secta más peligrosa se llama poder judicial

Una de las definiciones de secta es: Doctrina religiosa o ideológica que se diferencia e independiza de otra.
Nada calza mejor para pintar esa aldea, de difícil acceso para cualquier mortal, llamada Poder Judicial.
Desde 1983 hemos visto procesos de "depuración" en todos los poderes del estado. Ya sé, me dirán que son sólo cambios de figuritas, porque los que vienen "roban" tanto o más que los que se van, pero cambios hay, aunque más no sea en nombres y caras.
Si hacés memoria, desde Vernet, pasando por Reviglio, Vanrrell, el "bataraz" Martínez, Rossatti, Obeid, el Lole y Balbarrey hasta el actual Barletta, los personajes de la política santafesina van mutando. Idéntico caso a nivel nacional. En distintos períodos han robado, perdón, gobernado personajes de la talla de "Mendez", De la Rúa, Duhalde, Puertas, Rodríguez Saa y ahora Los Kirchner.
Las legislaturas nacionales no fueron la excepción. Todos, aún los legisladores más carroñeros y buitres, han perdido su cuota de poder, amén de los robos que hicieron. (No quiero nombrar a Massat, por favor).
Las fuerzas de seguridad están en una constante depuración, más como consecuencia de peleas intestinas y puja de poder que de procesos encaminados a la transparencia institucional.
Pero todos, de alguna o de otra manera, sufren el escarnio público. Ninguna de las instituciones nombradas pueden con una denuncia de corrupción o por mal desempeño en su función. Acepto que no alcanza porque no hay condenados por la justicia, pero cuando la "calle" les baja el pulgar, sea político, sindical o policía, tienen que caminar con la "cabeza gacha" o esconderse por un tiempo.
La historia lo demuestra, se han tomado comisarías, han acorralado las legislaturas, los concejos, los municipios y las casas de gobierno, pidiendo que se vayan todos, pero, nunca, nunca, nunca, hemos pedido que se vayan todos en el poder judicial, desde fiscales a jueces.
Hubo reclamos pidiendo que las causas se apuren o que encuentren culpables, pero nadie pidió (incluyendo al periodismo) que enjuicen y metan presos a jueces y fiscales.
Grandes delincuentes de guante blanco. Que no aceptan recibir al vulgo, que se escudan detrás de los guardias de seguridad, de sus secretarios para no tener que dar explicaciones.
Siempre tienen una máxima para deslindar responsabilidades, como aquella que dice que "los jueces hablan por sus sentencias". Minga!!! Son MIS EMPLEADOS. Yo pago sus sueldos y viáticos.
Son impolutos e intocables. No se les puede tocar el bolsillo, no se les descuenta ganancias, no se les puede embargar ante la falta de pago de alquileres o de créditos, en épocas de crisis, nunca cobraron en lecops, patacones, etc. Tienen los salarios más altos del estado. Y quieren parecerse a nosotros!!!
Nunca aceptan equivocaciones. Es obvio, porque no las tienen. Las resoluciones y sentencias que expiden son "armadas" con toda intencionalidad. Incluso, sabemos, que son escritas por la pluma de fiscales y abogados defensores que "concuerdan" con el poder judicial la pena, la absolución o el dejar pasar el tiempo de un expediente.
Mauricio Frois, ese genial juez, que tiene un accionar propio del guinness record, con 596 causas prescriptas en los años 2006 y 2007, es sólo un ejemplo de lo que pasa en la justicia. El "rey de la prescipción" dejó pasar el tiempo en causas como Vanrrell o Carlos Aurelio Martínez. Parece que para "el dotor" Frois "time is NOT money". Dejar correr el tiempo hasta que las causas desaparezcan de las tapas de los diarios y de esa manera negociar una mejor salida para el acusado. Un hombre de bien que utiliza el "Perdonar es divino". Debería ser cura, no juez.
Uno puede identificar fisonómicamente a uno de estos personajes. Autos con baúles llenos de raquetas, palos de golf (nunca una Nº5) y camisetas de rugbiers (el fútbol es para la negrada) y vestimentas caras, secretarias jóvenes, operadas, platinadas y "gauchitas", de andar cansino, elegante, espalda erguida, cabeza alta, mirando por encima de sus bifocales, de palabras complicadas e indiscriminado uso del latín en frases como "a maiori a minud", "a non domino", "habeas corpus", etc. Siempre se acompaña con un buen habano, una distinguida pipa y un whisky importado.
Quién no conoce a algún juez que libere a personajes siniestros por ser "muy conocidos", quién no ha escuchado de jueces que por "favorcitos sexuales" dejan afuera a adolescentes de peligrosos antencentes o de las "fiestas" regadas con alcohol, sustancias prohibidas y llenas de mujeres licenciosas en alguna quinta rinconera.
Pero eso pasa en toda la justicia. Ninguno osa criticar la labor de un juez, ninguno quiere llevar a un juez a un jury por mal desempeño.
Quizás porque, como dice el Martín Fierro, "hacete amigo del juez, no des de qué quejarse, porque siempre es bueno tener, palenque ande ir a rascarse".

PD: si esto llega a algún integrante del Poder Judicial no lo lea, no le haga caso, destrúyalo. Está escrito para la gilada. Quien suscribe es un amante de la justicia que tenemos, YO CREO EN LOS JUECES hasta que la justicia demuestre lo contrario.

miércoles, 15 de octubre de 2008

Usandizaga a la AFA!!!! Clamor popular!!!

Después de sufrir con Chile, (no tanto tampoco, intuía qué iba a pasar) me queda la imperiosa necesidad de pedirles ayuda. Por favor, armemos una cadena de emails para que Usandizaga se haga cargo de la AFA y "motive" con su mensaje alentador al seleccionado argentino.
Dirán que genero violencia, clamarán por la intervención del INADI pero es lastimoso ver a un rejuntado lleno de todo y carente de amor propio.
Basta, seamos buenos entre nosotros!!! diría Horacio Pagani, dejemos de mentirnos, ya no se juega por amor a la camiseta, ni siquiera en la selección, ya no somos los mejores del mundo, ni ganamos "tirándole" el trapo encima al rival, no hay triunfos saliendo a la cancha a jugar "como en el potrero", sin trabajo físico y táctico semanal, la suma de apellidos bien cotizados por el Gran DT no garantizan un equipo de "patricios hombres de bien". Basta!!!!
Es tragicómico ver a tipos como Zanetti y Heinze corriendo siempre detrás de todos, siendo superados por los rivales y los años encima, a Demichelis alternando fútbol y karate mientras imagina con quién estará Evangelina Anderson, a Mascherano y Ledesma dejando la vida en una cancha de kilómetros, a Cambiasso dudando de todo, si sale jugando o la revienta, si ataca o defiende, si varón o nena, a Messi soportando la presión de sus patrocinadores, del Barcelona y sobre todo de la sucesión maradoniana, a Milito jugando con la cola, al kun chocando contras las paredes de defensores.
Es tan increíblemente lento e intrascendente el juego argentino que extrañé a Riquelme, hubiese sido Usain Bolt en Chile.
Nada, un año jugando a nada.
Aunque, siendo consecuente con los jugadores, yo, en su lugar, con la caja de ahorro que manejan y que les asegura no laburar hasta la décima generación de tataranietos, tampoco me calentaría en recorrer miles de kilómetros para que un puñado de fofos estúpidos como el que escribe, los insulte en un blog de morondanga como este.
Todavía resuenan esas palabras del profeta rosarino Horacio Usandizaga. Vasco, confieso que mientras miraba la selección te robé ese genial discurso..."o salimos de esta o los voy a cagar a patadas en culo a todos!!!! Encima cobran fortunas!!! Yo nunca ví en mi vida tanta plata junta!!!
Usandizaga, volvé que te perdonamos!!!

viernes, 10 de octubre de 2008

Paren el mundo que me quiero bajar!!!

Tengo serios conflictos internos. En realidad los vengo teniendo desde la adolescencia, lo que ocurre es que a medida que el tiempo pasa, en lugar de ir resolviéndolos o encontrando el camino, van perfeccionándose.
Voy discutiendo dogmas que me fueron enseñados y "metidos" durante muchos años sin posibilidad de repregunta o cuestionamiento. Uno de ellos, sin dudas, era la religión y la existencia de dios y el otro, la creencia de que el capitalismo, en sus distintas versiones, más light, moderado o menos salvaje era la mejor opción en economía que nos podía pasar.
He pasado mi secundaria ochentosa en un mundo bipolar, donde todo era bueno o malo, era dios o el diablo, el cielo o el infierno, Malvinas Argentinas o Falklands inglesas y EEUU y sus amigos de la OTAN o la URSS y sus aliados del Pacto de Varsovia en la guerra fría.
He escuchado despotricar contra el mundo pro-oriental (incluyendo Cuba) que vivía bajo el paragüas de la opresión, la injusticia y la pobreza de un régimen Comunista expropiador de pensamientos, almas y posesiones y alabar las bondades de un régimen occidental lleno de justicia, libertades individuales y bonanzas económicas que el dios Capital nos regalaba.
Era la puja del estilo D'artagnan y sus mosqueteros, entre el "todos para uno" (capitalismo) y el "uno para todos" (comunismo).
Y un día ocurrió. La caída del Muro de Berlín y la Perestroika, unidas, certificaron la defunción de una forma de vivir y dieron el espaldarazo necesario al único caminoi a la salvación de la humanidad.
Y algo de razón tenían, la pesada mano de un poder castrador por sobre el individuo no es una opción aceptable. Millones de personas que, cual gran tablero de ajedrez, se movían de acuerdo a la voluntad del ser superior llamado ESTADO.
Teníamos todo. Dios nos salvaría el alma y el capital la economía. Todas las respuestas a la pobreza, a la desocupación, al hambre, a las desigualdades estaban en los libros de Adan Smith y sus abyectos predicadores del amor por el "poder del tener".
Cientos de metros de papel y tinta que los diarios como El cronista Comercial, Ámbito Financiero, La Nación y Clarín gastaban en publicitar a los enormes gurúes de moda que nos vendieron la frase "El capital es incontrolable, el estado es un sirviente grande y bobo que debe limitarse a proteger la propiedad privada e intervenir muy limitadamente en la actividad económica".
Estaba claro, sólo sobreviven las personas con capacidad para los grandes negocios cuya características son bien identificables, cero solidaridad, cero moral, cero respeto por el otro, todo prójimo que se acerca es un potencial cliente o un enemigo cuya competencia desleal viene a sacarle la comida de la boca a mis hijos.
El capitalismo, puro, sin medias tintas, nos enseñó que el que gana (por cualquier medio) es un ejemplo a seguir y los perdedores son aquellos que se contentan con la mediocridad del trabajo y los bienes que poseen, sin tener aspiraciones.
Por mirar el mundo con esos ojos es que creamos la categoría de "DESCARTABLE" e incluímos a aquél que no cumpliera con los parámetros de la sociedad de consumo. En un bolsa de residuos fueron a parar jubilados, menores, pobres, desempleados, enfermos y analfabetos.
Y ahora, dónde están los sabios defensores de la propiedad privada?? Rogando de rodillas que ese mismo estado, al que trataron de tonto necesario para tener al pueblo controlado, los proteja de la hecatombe, pague sus deudas, cancele sus hipotecas, devuelva sus ahorros, salve a los bancos, en síntesis, que todos esos negros de mierda llamados pobres le limpien las cagadas que esta "gente de bien, fina y delicada" ha hecho con el mundo.
Esta crisis económica y financiera les dió una bofetada en el mismo corazón del capitalismo salvaje, EEUU, Suiza y la Unión Europea. Y encima nos toca también a nosotros!!!
Allí los vemos, cacerola en mano, golpeando en los bancos y con pancartas pidiendo que las empresas dejen de despedir personal. Pensar que durante años ellos nos veían a través de sus plasmas de 45" como subdesarrollados muertos de hambre que saqueaban supermercados y cortaban rutas. No eran iguales a nosotros pero hoy nos parecemos demasiado.
Alguien debería pedir perdón, decir nosotros también nos equivocamos.
Claman por alguien que querían muerto. Piden que el Estado sea Dios y los salve!!
¡¡¡God saves the Banks, God saves the capital!!!
No pensé vivir para contarlo.

jueves, 9 de octubre de 2008

Tranporte ¿público? de pasajeros

El transporte público de pasajeros es una verdadera caja de pandora, donde lo público en realidad es lo privado y lo privado nunca se hace público.
Mientras los ciudadanos están en el medio de una puja de intereses económicos y políticos cabe hacerse algunas preguntas:
1-Quiénes son los propietarios de las empresas que explotan el servicio? Quiénes integran el directorio de dichas sociedades anónimas?
2-Cuánto reciben por subsidio?
3-Quién cobra el subsidio y dónde se deposita?
4-Cuál es el personal inscripto de las mismas?
5-Dónde están los últimos balances para constatar el flujo de capitales, de caja, patrimonio neto y pasivo de las empresas?
6-Si las empresas trabajan a déficit, por qué hay empresarios "kamikazes/generosos" o quién pone el dinero para hacer frente a los gastos??
7-Qué nivel de amontonamiento hay entre choferes "autoconvocados", patronal y UTA?
8-Por qué el municipio carece de fuerza o se hace el perro bobo para intervenir en el conflicto con medidas drásticas?
9-Quién tiene la concesión de las tarjetas magnéticas?
10-Quién tiene el control sobre el gasoil subsidiado que utilizan los coches?
11-Si el reclamo de los choferes es por el pago del aumento de entre un 10% y un 15%, por qué no prima la cordura, decidiendo por el mal menor, cuando el salario es MUUUUUYYYY superior a la media de la ciudad??? No había posibilidad de protestar sin parar???
12-Quién se hace cargo de los gastos de miles de usuarios que perdieron tiempo, presentismo, dinero en taxis y remises?
13-Por último, por qué los ciudadanos comunes no tienen la información clara, fácil y transparente de los números reales del tranporte si es, supuestamente, público??

No pregunto más, por suerte, el caminar es beneficioso para la salud.

lunes, 6 de octubre de 2008

Rehén de mi libertad

La libertad, como muchas de las cosas que se nos hace costumbre, es un valor preciado cuando no se tiene, cuando se pierde. Como el agua, como el aire, como las piernas, como la comida, son cosas que adquieren real dimensión cuando se nos niegan.
A partir de eso, libertad tiene un concepto amplio y relativo a cada uno, podría definirla básica y pobremente como la facultad que tenemos de hacer o no hacer algo según nuestra razón y entendimiento, pero eso es incompleto. Qué nos diferencia de los niños, de los vegetales y de los animales, la responsabilidad de esos actos u omisiones, el hacernos responsables de lo que decidimos.
Y aquí me veo, prisionero. Cómo se entiende que en un mundo modelo siglo 21, con todos los adelantos científicos que me permiten acceder a una vida más larga o más placentera, con las distancias que se acortan, con el mundo al alcance de un click, no puedo hacer lo que quiero.
Soy esclavo de las libertades ajenas, que deciden sobre uno como si no estuviéramos. Nadie niega la protesta, justa, necesaria, reivindicatoria, pero que no vale más que nuestra libertad de decidir.
Ahí vemos al transporte público de pasajeros, cada vez menos público, que nos dificulta el diario trajín, dejándonos librados a la buena de dios, a cualquier hora y en cualquier lugar, ejerciendo "su" libertad pero sin avisar con tiempo, o sea sin hacerse responsable de sus actos.
Pero también están los empleados de IAPOS, ejerciendo libremente su derecho de asamblea, pero pasando por arriba los derechos de sus afiliados que esperaron 3 horas afuera sin avisarles con tiempo.
La Libertad implica poder elegir, cuando no lo podemos hacer somos esclavos de una determinación. Por eso podemos incluir a los hombres de campo que cortaron rutas y frenaron la economía y al gobierno nacional que honra con una limosna llamada jubilación el esfuerzo de los años trabajados.
Y más allá están las crisis del mundo, las bolsas de aquí y allá, los efectos y defectos del culo del mundo que te obligan a agarrarte el tujes con las dos manos y achicarte lo que más pueda, porque no sos libre de sacar un crédito, no sos libre de tener el trabajo que querés o el salario que merecés, no sos libre de pagar una buena atención médica y estás obligado a recurrir al hospital público, rogando que los empleados se levanten con ganas de atender de buen humor.
Somos esclavos de los vaivenes de los gobiernos de turno que dan marchas y contramarchas por el sólo hecho de ser oposición o gobierno. De las políticas carentes de inclusión, alentando la marginalidad, sin invertir en la educación ni salud.
Somos esclavos de las políticas "parche", donde se hace algo, mal desde el principio, y se van poniendo parches hasta llegar a algo mejor. Un absurdo tras otro.
Somos esclavos en nuestra casa, con delicuentes que, ejerciendo "su" libertad, destruyen vidas, ilusiones y libertades ajenas sin importarles nada, porque son inimputables de responsabilidad, con jueces y policías que son esclavos de las leyes que supieron corromper y de la propia impericia para resolver problemas.
En fin, la libertad, como creo conocerla, no existe.
Todos decidimos sobre todos y nadie es responsable de nada.
El siglo 21 te muestra que la esclavitud se disfraza de otras cosas, pero libre jamás podrás ser.
Quiero ir a trabajar, quiero caminar tranquilo por las calles, quiero educación y salud para mis hijos, pero lo único que conseguí es ser rehén de mi propia libertad.

viernes, 3 de octubre de 2008

Hagan sus apuestas, señores rascabolas del estado!!!

Ay, muchachos del concejo santafesino, qué cosa rara toman en el desayuno? Pensar en cerrar el casino de 7 a 13 porque los empleados públicos salen de su trabajo para ir a tentar a la buena suerte merece una expresión "cletocobeana" MI VOTO NO ES POSITIVO.
Si de matar al mensajero de las malas noticias se trata, entonces, además del casino, deberíamos cerrar la peatonal para evitar el cafecito de la media mañana, o el maremoto de compras compulsivas apenas cobran su sueldo, habría que confiscar los libritos de Avon, Tsu y Fuller por vender ilusión de belleza al alcance de la mano en formato de crema humectante, tendríamos que procesar al canillita que emboba a los empleados con las Paparazzi, Pronto o el interminable suplemento deportivo que genera enconos personales, boicots y traiciones por ver quién es el Gran DT de la semana.
Quememos ya las plantaciones de yerba y té que tanta acidez provocan y censuremos la harina de trigo con sus adictivos subproductos panaderiles llamados bizcochos, facturas y demases y que, impunemente, alimentan el colesterol y ayudan a que sus nalgas se deformen en los asientos, Gendarmería tendría que confiscar las cientos de bolsos que ingresan por semana con mercaderías de Bolivia, La Salada y Once, se debería evitar "sacar fotocopias" porque es un tour de 2 horas y volver a permitirse fumar en los espacios públicos, porque de esa forma no saldrían a la vereda a fumarse un puchito en 45 minutos. (desde que se tomó la decisión de dejar salir para fumar fue raro ver cómo creció la gente con ese vicio, aún cuando antes lo detestaba).
Si queremos ver trabajo por qué no prohiben el uso indiscriminado de la telefonía pública y de esa manera evitamos escuchar grandes conversaciones familiares que no nos interesa, o el concierto inentendible de radios que gobiernan el aire de las oficinas que van de las Spika a los poderosos MP5.
No podemos olvidarnos de encarcelar a los vendedores de bingos, quinis, rifas y quinielas clandestinas que despiertan el amor por las matemáticas del personal que combate entre sí por quedarse con el 48, el morto qui parla, o por el 71, el excremento, "porque pisé caca de perro antes de entrar".
Mención especial para los profesionales de la salud que con tanta dedicación y esmero consiguen encontrar enfermedades "sicosomáticas" en personas que, aparentemente, están sanas y aconsejan reposo por el tiempo que el paciente considere necesario.
No obviemos a los siempre recordados e intrincados reglamentos que nos dan el sabio permiso de faltar porque murió una tartataratataa abuela lejana (art.2535444), porque doné sangre (art.2225453), porque tuve un "imprevisto" (art.555555) o porque "me vino" (art. lina con alas) y siguen los "articuleados". Los mismos reglamentos que dejan realizar asambleas sorpresivas, a cualquier hora y en cualquier lugar, pero que comienzan justo cuando me estaban por atender. A eso lo llamo ejercitar la democracia.
Párrafo aparte merecen los sistemas, esos malditos seres que nunca vimos pero que siempre tienen la culpa de todo, sobre todo de la ausencia de ganas de trabajar, cuántas veces hemos escuchado: "se cayó el sistema", pónganlo en un andador, mierda!!!
Si todo esto no consigue evitar la "fuga de cerebros" podrían implementar un sistema de premios y castigos llamado "si no puedo con ellos, me uno" donde, aquel que tenga asistencia perfecta en el mes, reciben $100 en fichas para la ruleta, o si atienden con "respeto y buena voluntad" se lleva 10 cartones para el bingo.
Habría una remota posibilidad de conseguir que el personal trabaje, sería cometiendo una locura, la locura de sancionar, amonestar, suspender o cesantear a aquel que no cumpla con su deber.
Se preguntaron por qué no pasa lo mismo con los empleados de comercio, con los obreros de la construcción o las empleadas domésticas?? Es de suponer que si piden 10 minutos para el baño, problamente los DESPIDAN por ir al casino, "casi-nada", no? La culpa la tienen ustedes por no tener a grandes dirigentes sindicales como Maguid, Hoffmann y Leoni, que a ritmo de bombos consiguen beneficios que otros no y dejaron que la conciencia del ciudadano común se creara la imagen de un empleado público asociado a un parásito. Pero, qué quieren?? Que igualemos el empleo público con el privado y se terminen dándose cuenta de la cantidad de personas que tenían escondido el hábito del laburo??
Naaaaaaaaa, ni en joda, che!!!
PD: Si alguien se enojó con lo que leyó, que me la fume!!! Todo esto no está basado en ninguna investigación periodística, estas líneas fueron concebidas por el más oscuro sentimiento de ENVIDIA, ENVIDIA Y ENVIDIA, siempre quise, quiero y querré formar parte de esa logia llamada empleado público.
Sí, sangro por la herida!!! Déjenme putear tranquilo, es una forma de vengarme!!!