jueves, 4 de septiembre de 2008

La peña de los casados. (¡¡¡Atento Freud!!!)

La peña de los casados, cómo decirlo sin que sea exagerado, es casi como el alcohol para Bush, como la televisión para los ex-Gran Hermano, como la cadena nacional para Cristina, como la sangre para Crónica TV, como el ego para Moria Casán, más que una necesidad, una OBLIGACIÓN.
Aquellos que tienen la fortuna (¿?) de estar en matrimonio o su medio hermano, el concubinato, saben lo que significa estar un par de horas sin la compañía/presión/amenaza de tu pareja.
Esos momentos compartidos con quienes te une el sentimiento verdadero de amistad, único, primario y elemental, lejos de la conveniencia genealógica de la sangre (léase familia), SON IMPERDIBLES; deberian ser filmados para luego recordarse en otros estadíos de la vida.
Ayudados por el alcohol, en todas sus variantes, perdemos todo concepto de moral y buenas costumbres, nada nos inhibe, somos cruelmente sinceros y nos mostramos como queremos ser y no como deberíamos ni somos en realidad...una MIERDA (va con onda esto!!!).
Cometemos todos los excesos. Nos parecemos a todos los mosntruos que criticamos en la mesa de la cordura, somos los 7 pecados capitales en cadena. Hagan memoria y dibujen en su mente estos momentos:

1-Como no está la bruja para codearnos estilo Ruggeri comemos como cerdos, en una mano un chorizo, en la otra el vino, cinto desprendido, lechuga en la postiza, concursos de eructos y pedos al por mayor!!! = GULA.
2-Queremos entrarle a todas las pendejas de la secundaria con sus polleritas cuadrillé y corbata 3/4. Hablamos de las tetitas y soñamos con desvirgarlas a todas aunque no llegamos ni a bajarnos los pantalones que yaaaaa....nos fuimossssssss precozmente. Nos convertimos en Grassi y Corzi, juntos. = LUJURIA . Ahh, y somos un mapamundi de puticlubes, añorando con baba en la comisura de los labios las noches de mujeres con códigos callejeros, guarras y sin cuestionamientos.
3-Hablamos loas del odontólogo Barreda, su coraje y el valor de romper las cadenas de insultos y malos tratos domésticos del estilo "conchita" como "pelotudo inservible". Imaginamos escenarios de reacción a la mujer del hogar, supuestos actos de heroísmo tales como: contradecirla y quedarse con la última palabra, aunque, cuando llegamos a casa nos limpiamos los zapatos en el trapo de piso. = ENVIDIA.
4-Soñamos con cagar a trompadas y vengarnos de los pelotudos/as que nos basurearon en la vida (ex-mujeres, suegros/as, cuñados, etc.) pero que no podemos hacer por "feliz convivencia".= IRA.
5-Imaginamos ganar la lotería o el quini y no tener que laburar más, rascarse las bolas en las Islas Galápagos con tortugas gigantes que nos masajeen y pasar por delante del trabajo, llamar a tu jefe y hacerle pito catalán mientras te tomás los testículos con una fina elegancia barrial y le decís: "no vengo más", "arranquen sin mí", "necesito un esclavo, estás libre el resto de tu vida??"= PEREZA + AVARICIA + SOBERBIA.

Muchachos, seamos sinceros, en esa mesa de amigos nos sorprendemos arreglando el mundo, haciendo justicia por mano propia, empomando todo el día y millonarios.
En realidad, creo que las PEÑAS DE LOS CASADOS son las sesiones de sicólogo de los pobres, donde nos sacamos la mierda, las angustias, confesamos los miedos, delirios y deseos más animales para volver a casa MANCITO, como corresponde, con un ramo de rosas y la frase preferida de las carceleras del hogar: "Tenés razón, amorcito".
PD: Para la próxima mesa voy a invitar al Licenciado Rolón y al Copy/Paste Jorge Bucay para darles material para el próximo libro, querés venir con nosotros????
SI TU MUJER TE DEJA!!!!

No hay comentarios: