domingo, 28 de septiembre de 2008

La culpa de la "caída" yanqui.

Cómo se equivocó el borracho-asesino-delincuente de G.W. Bush!!! El peor enemigo del imperio norteamericano no estaba en el árabe barbudo de Osama, ni en el acogotado Saddam Hussein, ni siquiera en los grandes mercaderes de la droga, ni en China y su arrollador crecimiento...no, en ninguno de ellos. El peor enemigo estaba en sus entrañas y son quienes escondidos entre libros, sacos y corbatas, utilizan el libre mercado para entronizar o tumbar líderes y gobiernos.
Saben de quiénes hablo?? No tienen idea, el verdadero enemigo interno de los pueblos fueron, son y serán...los CONTADORES.
Sí!!! Los yanquis, acostumbrados a decir quién se porta bien y quién no, se comieron los mocos y probaron de su propia medicina, se estrellaron contra la burbuja financiera que tiene los condimentos que probamos aquí debajo del planisferio a menudo: corridas bancarias, fuga de capitales, cesaciones de pago, hipotecas que no se cancelan, bancos que quiebran, empresas que dejan de producir bienes o servicios para producir desocupados, etc. etc. etc.
Durante años nos acostubramos a seguir sus mágicas recetas (muy bien promocionadas por las empresas de información llamadas diarios, revistas y televisoras) que nos llevaban al pánico. Hacé memoria, cuántas veces te levantaste preguntando cómo estaba el Riesgo País, como si fuera la temperatura de tu hijo, o cuál es el precio del dólar o del euro, o si el barril de petróleo tocó las nubes. No me olvido de las calificadoras de riesgos como Standard & Poors y otras que con su dedo acusador cual decano universitario nos decía todos los meses las calificaciones A+, BB-, C, notas que se asemejan más a factores de sangre o a vitaminas que a procedimientos científicos!!!
Y quién está detrás de toda esta mierda, el contador!!! Esa profesión que, junto a la abogacía, es una de las pocas donde el cliente siempre tiene la razón aún cuando nunca la tenga.
Veamos algunos ejemplos, los médicos podrán decirlo de una forma o de otra pero si el enfermo tiene cáncer procederá en esa dirección aunque el paciente lo niegue, un arquitecto podrá perder un trabajo pero no aceptará hacer la torre Eiffel en la cochera de un edificio, un mecánico perderá un cliente pero no va a cambiar las cubiertas cuando el motor se fundió (salvo mi mecánico, siempre hay excepciones, je), pero el contador es otra cosa.
Ellos siempre preguntan cuánto, cómo y dónde quieren pagar los impuestos, firman balances con superávit aunque la empresa esté en bancarrota, certifican ingresos de personas que nunca conocieron, hacen magia para que un mayorista pague lo mismo que un albañil monotributista.
No me digan que exagero, son años de facultad para conocer contabilidad, jurisprudencia, impuestos, matemáticas, etc. para salir y aconsejar a su primer cliente sobre cómo pagar menos o tener a todos los empleados en negro. Mienten, hacen mentir o te hacen creer que es verdad lo que no lo es.
El contador debería estar en las facultades de humanidades, es una profesión que está más cerca del dibujo técnico, del comic o del teatro que de las ciencias exactas!!!! Los balances del tipo "copy-paste" son la muestra más cabal de la poca creatividad y la mentira que los rodea.
Con estos antecedentes, cuánto creían que iban a durar los yanquis con la mentira de que su economía brillaba por todos lados.
Millones de millones de millones de billones de trillones de dólares que Bush hijo utilizó para empapelar el mundo con soldados, marines, aviones, tanques, barcos y misiles de dónde salían??
De los dueños del poder, empresarios, banqueros, financistas que no dudaban en bajarse los pantalones y darle dinero al Rambo-presidente a cambio de más poder. Pero todo se termina, incluso la más larga de las fiestas. Y hay que pagar los gastos y los platos rotos (los culos rotos también).
Y ahí sale el "hombre del whisky" a anunciar salvatajes a empresas y bancos que seguramente dejarán a los pequeños ahorristas con el tujes para el norte, como pasó alguna vez aquí.
La economía real es simple, tengo tanta mercadería (llámese harina, vacas, litros de leche, lo que sea) y puedo verla, hacer un inventario, olerla y tocarla, en cambio, en esa mierda llamada economía intangible nada puede probarse, ni el valor de una acción, ni el por qué del interés usurario que te cobran, ni la tasa de retorno, nada. Es todo ficción o, mejor dicho, el resultado de una auditoría seria que realizó un importante estudio de contadores que pagamos entre todos.
Bullshit!!!! Fucking Book-Keeper!!!
Qué pelotudos que son, tanto cuidado por los árabes, los mexicanos, los sudacas, los chinos, los africanos y le dan poder a un contador, jódanse!!!
O hagan como yo, que soy feliz trabajando para uno de ellos!!!

No hay comentarios: