domingo, 28 de septiembre de 2008

La culpa de la "caída" yanqui.

Cómo se equivocó el borracho-asesino-delincuente de G.W. Bush!!! El peor enemigo del imperio norteamericano no estaba en el árabe barbudo de Osama, ni en el acogotado Saddam Hussein, ni siquiera en los grandes mercaderes de la droga, ni en China y su arrollador crecimiento...no, en ninguno de ellos. El peor enemigo estaba en sus entrañas y son quienes escondidos entre libros, sacos y corbatas, utilizan el libre mercado para entronizar o tumbar líderes y gobiernos.
Saben de quiénes hablo?? No tienen idea, el verdadero enemigo interno de los pueblos fueron, son y serán...los CONTADORES.
Sí!!! Los yanquis, acostumbrados a decir quién se porta bien y quién no, se comieron los mocos y probaron de su propia medicina, se estrellaron contra la burbuja financiera que tiene los condimentos que probamos aquí debajo del planisferio a menudo: corridas bancarias, fuga de capitales, cesaciones de pago, hipotecas que no se cancelan, bancos que quiebran, empresas que dejan de producir bienes o servicios para producir desocupados, etc. etc. etc.
Durante años nos acostubramos a seguir sus mágicas recetas (muy bien promocionadas por las empresas de información llamadas diarios, revistas y televisoras) que nos llevaban al pánico. Hacé memoria, cuántas veces te levantaste preguntando cómo estaba el Riesgo País, como si fuera la temperatura de tu hijo, o cuál es el precio del dólar o del euro, o si el barril de petróleo tocó las nubes. No me olvido de las calificadoras de riesgos como Standard & Poors y otras que con su dedo acusador cual decano universitario nos decía todos los meses las calificaciones A+, BB-, C, notas que se asemejan más a factores de sangre o a vitaminas que a procedimientos científicos!!!
Y quién está detrás de toda esta mierda, el contador!!! Esa profesión que, junto a la abogacía, es una de las pocas donde el cliente siempre tiene la razón aún cuando nunca la tenga.
Veamos algunos ejemplos, los médicos podrán decirlo de una forma o de otra pero si el enfermo tiene cáncer procederá en esa dirección aunque el paciente lo niegue, un arquitecto podrá perder un trabajo pero no aceptará hacer la torre Eiffel en la cochera de un edificio, un mecánico perderá un cliente pero no va a cambiar las cubiertas cuando el motor se fundió (salvo mi mecánico, siempre hay excepciones, je), pero el contador es otra cosa.
Ellos siempre preguntan cuánto, cómo y dónde quieren pagar los impuestos, firman balances con superávit aunque la empresa esté en bancarrota, certifican ingresos de personas que nunca conocieron, hacen magia para que un mayorista pague lo mismo que un albañil monotributista.
No me digan que exagero, son años de facultad para conocer contabilidad, jurisprudencia, impuestos, matemáticas, etc. para salir y aconsejar a su primer cliente sobre cómo pagar menos o tener a todos los empleados en negro. Mienten, hacen mentir o te hacen creer que es verdad lo que no lo es.
El contador debería estar en las facultades de humanidades, es una profesión que está más cerca del dibujo técnico, del comic o del teatro que de las ciencias exactas!!!! Los balances del tipo "copy-paste" son la muestra más cabal de la poca creatividad y la mentira que los rodea.
Con estos antecedentes, cuánto creían que iban a durar los yanquis con la mentira de que su economía brillaba por todos lados.
Millones de millones de millones de billones de trillones de dólares que Bush hijo utilizó para empapelar el mundo con soldados, marines, aviones, tanques, barcos y misiles de dónde salían??
De los dueños del poder, empresarios, banqueros, financistas que no dudaban en bajarse los pantalones y darle dinero al Rambo-presidente a cambio de más poder. Pero todo se termina, incluso la más larga de las fiestas. Y hay que pagar los gastos y los platos rotos (los culos rotos también).
Y ahí sale el "hombre del whisky" a anunciar salvatajes a empresas y bancos que seguramente dejarán a los pequeños ahorristas con el tujes para el norte, como pasó alguna vez aquí.
La economía real es simple, tengo tanta mercadería (llámese harina, vacas, litros de leche, lo que sea) y puedo verla, hacer un inventario, olerla y tocarla, en cambio, en esa mierda llamada economía intangible nada puede probarse, ni el valor de una acción, ni el por qué del interés usurario que te cobran, ni la tasa de retorno, nada. Es todo ficción o, mejor dicho, el resultado de una auditoría seria que realizó un importante estudio de contadores que pagamos entre todos.
Bullshit!!!! Fucking Book-Keeper!!!
Qué pelotudos que son, tanto cuidado por los árabes, los mexicanos, los sudacas, los chinos, los africanos y le dan poder a un contador, jódanse!!!
O hagan como yo, que soy feliz trabajando para uno de ellos!!!

lunes, 22 de septiembre de 2008

Tribus urbanas, pendejos de mierda.

Todo pendejo que camina es una bicho raro, es una mierda. Los que lo fuimos algún tiempo atrás (más largo o corto) sabemos lo que se siente ser un "especimen mutante entre la teta materna y la adultez" que va en busca de 3 cosas:
1-Dejar de tener "pornocos".
2-Dejar de "tenerla" para "ponerla".
3-Un grupo de pertenencia.
Los tiempos son otros, las modas cambiaron, los sonidos cambiaron pero siempre puede verse a los pendejos boludeando por ahí para ver quién es el más vivo entre los pajeros.
Ayer era la disputa por el "Oxford", por el "jean nevado", por las camperas con tachas, y hoy por el celular más poronga o por el fotolog más posteado.
La verdad que, a medida que la humanidad y la ciencia avanzan, la adolescencia también va perfeccionando el camino a la pelotudez atómica.
Porque es así, antes peleábamos por las letras surrealistas ricoteradas del Indio Solari y sus redondos contra las pedorradas del Pic nic en el 4º B de los aputosados Soda Stereo.
Era una lucha peronistas vs. radicales, "jevis" vs. "tecnos", rockers vs. cumbieros, tapes vs. chetos. Hoy es floggers vs. emos vs. darks. Una reverenda cagada.
No le pidan ideales a una generación que creció con la guita fácil del monarca riojano y los que lo sucedieron y suceden en la actualidad, donde para ser alguien necesitás saber con quién y cuándo acostarte.
Me pegó el viejazo o la pendejada me superó. Ambas cosas son ciertas pero lo real y concreto es antes era todo más dificíl y ahora es todo más fácil, las minas, las drogas, el alcohol, los boliches, los autos, el estudio. Todo.
Antes teníamos menos derechos, menos libertades, menos posibilidades, hoy buscan de qué quejarse, buscan herirse para sentir el sufrimiento, necesitan taparse un ojo para mirar la sociedad de otra manera. Andá a cagar, pendejo!!
Está bien, si quieren "emo"cionarse, sentir el dolor, los invito a todos a hacer un fila india y ser ejecutados con el lanzamiento de palas!!!
Los pendejos son así porque están buscando su identidad, dicen las mamis, agarren el DNI, pelotudos!!! Si necesitan conocerse tomen un espejo, córtesen los pelos y báñense!!!!
Lo decía mi abuelo con una sabiduría de campo: Vayan a laburar manga de vagos!!!
Hagamos un acto de entrega por la patria: MATEMOS UN PENDEJO POR DÍA!!!
Así no van a convertirse en viejos, chotos y amargos COMO YO!!!

viernes, 19 de septiembre de 2008

Juan Pablo y los ovarios de su mamá

Lunes, hermoso día en la Clínica de la mujer del Sanatorio Diagnóstico, 10:30 hs., peso: 3,500 kgs., rápido y furioso (sobre todo con el "orinado" obstetra). Así "arrancó" Juan Pablo.
Es un momento extraño, como pocos que hay en la vida donde dos sensaciones opuestas se chochan, el dolor y el placer, el sufrimiento y la felicidad.
La mamá y sus ovarios llegaron tranquilos a la sala de carni-cirujano, esa sala donde sólo Víctor Suiero entraba feliz, mientras nosotros nos comíamos los codos. Al pedo! Si yo no ponía un centímetro de mi cuerpo a merced de desconocidos, ni tenía la responsabilidad de dar hasta la vida, de ser necesario, para que tu hijo llegue lo mejor posible al peor lugar posible, el mundo.
Y es así, en ese lugar y en ese momento, el papá es un cero a la izquierda, una molestia, está al PEDO. Me sentí así, un hincha que alienta, critica, da órdenes sentado tranquilo en la platea mientras su equipo da la vida (su vida) por ganar, y encima lo puteo!!!
Puedo decir que esta segunda experiencia de hincha por cesárea me sirvió para confirmar que hay pocas personas que puedan aguantarse tanto sufrimiento y dolor por los demás como una madre. Confirma el dicho de que padre hay muchos y madre una sola.
Gente desconocida, fría camilla de metal cual bandeja de panadería, anestecia parcial, corte, sangre, enfermera, sonda, etc., etc.
La madre que sufre por la cirugía, por los pechos que se resquebrajan al amamantar y contrae el útero, dolor y placer, dolor y placer. Yo hubiese renunciado a todo.
Pero los ovarios de la mamá de Juan Pablo no renuncian. Salud y buena vida.

jueves, 11 de septiembre de 2008

"El Sinceral"...el diario de Santa Fe...

...que se hace desde Capital Federal!!!

Múltiple Choice:

1-25 millones para no volvernos a inundar!!! Binner ya firmó el contrato,
¿¿De dónde salen los fondos??

A-Del juicio que la provincia les hizo a Reutemann, Álvarez, Obeid y Balbarrey por mal desempeño de funcionario público, por daños y perjuicios y otros???
B-De los fondos que la provincia "puso" en forma de pauta publicitaria para que todos los medios y/o comunicadores cambiaran las palabras "crimen/delito hídrico" por el de "catátrofe natural"??
C-De todos los giles que nos inundamos y volvimos a confiar??

R: las 2 primeras respuestas son imaginarias.

2-Saquearon FM Popular!!! La policía tiene pistas firmes, son ladrones profesionales. Ud. cree que...

A-Los directivos de las AM santafesinas deberían exigir el derecho de autor??
B-Los "intelectuales" de los medios Bettanín, Teresa Pandolfo y Rogelio Alaniz, pedirán la explotación de la frecuencia para conocer qué se siente ser POPULAR por una vez en la vida.
C-Las únicas "pistas firmes" que puede tener la policía son las que se usan para aterrizajes clandestinos en los campos de la provincia.

R: las 2 primeras respuestas no existen (ni directivos de las AM, ni intelectuales en los medios)

3-Roma está que arde!!! Se siguen quemando vehículos en esa zona. Algunos culparon a las nuevas tribus urbanas como los EMO. Ud. cree que...

A-No fueron los EMOS porque de haber quemado los autos hubiese sido con ellos adentro (para experimentar el dolor y el sufrimiento).
B-Es una maniobra del municipio para sacar de circulación los autos viejos y de esa manera controlar los accidentes de tránsito???
C-Debería llevar su auto, estacionarlo en el barrio y dejar que alguno haga justicia y lo prenda fuego (al auto y al mecánico de cabecera) y de esa forma no lo deje más seco y a pata??

R: eso no se pregunta...a qué hora puedo ir a Barrio Roma???

4-Bolivia y Venezuela echaron a los embajadores de EEUU por entrometerse en su pais. Ud. cree que Argentina debería...

A-Mandar a los yanquis a la mierda y nombrar ciudadano ilustre a Bin Laden.
B-Mandar a Chavez a la concha de su hermana (pero que deje petrodólares en valijas "Antonini Wilson")??
C-Apoyar a Evo Morales dejando de explotar a todos los bolivianos que trabajan en nuestro pais???
D-Sincerarnos: cambiando la bandera, el himno y la moneda y aceptar que somos una colonia más del Imperio.

R: no sé, me hice ciudadano brasileño. Jódanse!!!

5-La selección va para atrás. Ud cree que...

A-Basile debería renunciar...al alcohol, a la noche, a las mujeres y a la joda y ponerse a laburar una vez en la vida???
B-Meterlos a todos en la "Máquina de dios" para que se logre la "aceleración de Hadrones/ladrones" y corran los 90 minutos.
C-Diego, con efedrina, endrogado, gordo y con cinturón gástrico juega mejor que Riquelme y Messi juntos.

R: que juegue la Tota Santillán.

Si ud. no acertó ninguna respuesta no se preocupe, quien escribe esto tampoco acertó con las preguntas correctas!!!
No desespere...habrá más oportunidades de demostrar por qué estamos donde estamos!!!!
Siga junto a "EL SINCERAL", el diario de Santa Fe que se hace en Capital Federal!!!


martes, 9 de septiembre de 2008

3, 2, 1...cuenta regresiva...

Últimos días de triunvirato familiar. Escasos días y noches que se "eternizan" en la espera de una nueva vida. Nueva no sólo por "el juampi" que se viene, sino para nosotros, para nuestras costumbres.
Hace semanas que no dormimos bien o no dormimos, calambres, dolores de preparto, dicen las viejas que el cuerpo se va preparando para los tiempos del "por nacer", sus horarios y necesidades que no tienen el calendario de las costumbres diarias de los mayores (por suerte).
Es curiosa la vida, esa teoría de la "relatividad de las cosas" que nos pasan.
Para la familia será un antes y un después, para los médicos, una cirugía más, a cobrar en tiempo y forma, más el "plus" que nos da a nosotros las garantías de un buen trabajo que debería serlo sin él. Cosas de la macroeconomía.
Nos preguntamos cómo saldrá todo y, aunque nos demos fuerzas y nos mentalicemos con un "todo va a salir bien", el pánico nos destroza los nervios.
Ya pasamos por las convulsiones y enfermedades de Antonella que se potenciaron con la ignorancia nuestra.
Miedos, inseguridades, sueños y pesadillas. No debiera ser así, ya tenemos experiencia en "paternidad", quizás no tan responsable como quisiera, pero hemos aprendido y aprehendido de los horrores cometidos con la "princesa primeriza".
A quien, por cierto, se le van acabando los privilegios. No será la única destinataria de los regalos, la "payasita" de la casa, la mimada de la familia. Y ese dolor va teniendo sus efectos en las "manchas de humedad del colchón", los charcos de pis que no se pueden retener.
Y yo sufro con ella, quizás por sentirme identificado en ser el mayor de los hermanos, o sólo porque el verla padecer (aunque se muerda los labios disimulándolo) me tiene loco.
Me permito mentirle un poco, la hago feliz recordándole que será mi hija preferida. Sé que me abuso de la semántica que sus 4 jóvenes años no puede distinguir. Bueno, será hasta que crezca, mientras tanto será medianamente feliz.
Me veo más viejo, más cansado, física y mentalmente, pero con la satisfacción de "dejar la vida" por una sonrisa de esos pendejos. Ellos no lo entienden (mejor así!!!), como yo no entendía y le reprochaba a mi vieja "su abandono" por tener que dejarnos solos, a mi hermana y a mí, para ir a "limpiarle la mugre a los otros para comer".
Difícil tarea la de ser padre, uno siente que siempre está en la cornisa, en un tire y afloje entre el deber y el disfrute, entre el autoritarismo y la flexibilidad, pero siempre con la seguridad de no sentirnos conformes con lo que hacemos.
Nos sentimos imprescindibles pero tratamos de preparar a los hijos para cuando no estemos, para que se defiendan solos, para que no dependan de nadie y no se arrodillen como lo hacemos nosotros.
Pero no se puede. No podemos garantizarle ningún futuro, por más dinero que tengamos, simplemente, porque la vida es así...IMPREDECIBLE.
Difícil tarea la de ser padre... y es culpa nuestra, porque, como dicen las matronas, los hijos no pidieron venir al mundo!!!
Uyyy, me voy...otra contracción!!! 10, 9, 8, 7...papá???

sábado, 6 de septiembre de 2008

Miedo al dolor I

Definitivamente estoy enfermo. Tengo fobia a la medicina, al dolor. En el barrio me dirían cagón. Extraño caso, porque podría pelear con cualquiera, de ser necesario, y problamente termine todo lastimado, pero delante de un médico me "hago encima".
Me voy extender en otra ocasión de mi caso personal, pero quería compartir con ustedes esta "autonota" de Fernando Peña. Sáquense de su cabeza cualquier prejuicio hacia su persona y lean lo que transcribo a continuación. Hay dolor, tristeza, resignación, esperanza. Es crudo y descarnado y la verdad ME SIENTO MORIR al leerlo. Editado por el diario CRITICA DE LA ARGENTINA.

Otra vez siento que estoy mendigándole a un tomógrafo, como si éste tuviera injerencia para cambiar el resultado de lo que ve.

Por Fernando Peña.

Y otra vez el tomógrafo dándome instrucciones: “Respire”, “no respire”, “tome aire profundamente”, “respire”… para dentro de unas horas sentenciarme de vida o de muerte. Es realmente maravilloso estar acostado boca arriba mirando ese “bicho” enorme, ese aro que gira sin parar, esa turbinita indignante que chilla estridentemente, y luego las instrucciones para que uno respire o no respire. Y respiro y no respiro. Y aguanto la respiración, y respiro y no respiro y aguanto… y respiro otra vez. Es tan cómodo, una vez que uno se relaja, saber que no se puede hacer nada. Estoy con la aguja en la vena, me están pasando un líquido de contraste que me arde, que me quema, que me da náuseas, obedezco instrucciones, la camilla se mueve hacia adelante y hacia atrás, los ruidos son agresivos, los movimientos abruptos… mi cuerpo está en “boxes”. Es tan denigrante, tan humillante, que si obedeciera a mis instintos me arrancaría la aguja y saldría corriendo del lugar. Pero le voy a dar una chance más a la medicina y una menos a mí, que me prometí no someterme más a agresiones físicas y morales. Y digo una menos a mí porque no siento tanto respeto por mí al estar acostado preso de un tomógrafo operado por una señorita con cara de estar haciendo lo que tiene que hacer. Siento que estoy mendigándole a la vida o, lo que es peor, a un tomógrafo, como si el tomógrafo tuviera injerencia o pudiera tener piedad como para cambiar el resultado de lo que ve. Como si pudiera ponerme una buena nota o hacer la vista gorda al posible tumor o linfoma que podría llegar a tener.

La sensación es espantosa, siento muy poco respeto por mi ser. Merezco morir como una rata rabiosa al salir del Instituto Alexander Fleming; me había prometido nunca más hacerme nada. Pasé un año entero regalando mi cuerpo a sesiones de quimioterapia. Sesiones que duraban cuatro días, sesiones que me dejaban acalambrado, dolorido, desganado, nauseabundo, pelado, blanco, verdoso, gordo, inflamado, morado. Mi aspecto era el de un sapo a punto de reventar. Pasé meses dificilísimos, porque además la certeza de que el tratamiento funcione no se la dan a uno de la noche a la mañana, sino que hay que dejar pasar por lo menos tres o cuatro sesiones hasta que un día entra el médico a la habitación y con una sonrisita de esperanza que es como la lucecita que dan las velitas que ponen flotando sobre el agua ahora en los restaurantes te dice tímidamente: “Bueno, afortunadamente el tumor es sensible a las drogas y está comportándose como esperábamos”. Recién ahí empecé a sentir que valía realmente la pena la agresión de meterme veneno por las venas todos los meses durante cuatro días seguidos. Y tampoco así fue fácil.

La quimioterapia es veneno, y no es una metáfora, es veneno de verdad. Mata todo lo que toca, arrasa con todo sin distinción, destruye lo que sirve y lo que no sirve. Te come los huesos, los tejidos, te morfa entero. Te devora sin consideraciones ni contemplaciones. Recuerdo que uno de los medicamentos que me inyectaban tenía que estar envuelto en papel metálico tipo rollito Ben, el que usaba mi madre para cocinar cuando era chico, porque no podía estar expuesto a la luz del día. Recuerdo que cuando salía del Fleming, al cuarto día, vomitaba los veintiséis días restantes hasta tener que internarme nuevamente por otros cuatro días. Y así sucesivamente durante ocho meses seguidos. Envenenarme, salir, vomitar, acalambrarme, retorcerme, seguir mi vida como podía, internarme, envenenarme, salir, internarme, envenenarme, salir, vomitar… y todo esto sin parar. Ocho meses sin parar. Si paraba, me moría.

Todo el proceso fue muy difícil. Recuerdo infinitas charlas con Pinky, una maestra en cáncer; Pinky debería dar clases en los hospitales. Gracias, Pinky querida.

El tratamiento también te pudre psicológicamente. La gente me miraba el doble de lo que me mira ahora, me miraba no solamente por famoso sino porque es raro ver a un tipo sin pelo, sin cejas y verdeamarillo. El color del cáncer no es el negro, es el verdeamarillo, ese verdeamarillo premuerte, como el que tiene la papa. Verdeamarillo premuerte parece un nombre ridículo de esos que traen las cartillas de pinturas. La gente tampoco sabe cómo abordar el tema, algunas personas ni lo mencionan, otras se le atreven con torpeza, y otras te dan fuerzas y consejos que escucharon al pasar. También me llegaban a la radio recetas de sopas. Nunca olvidaré la receta de una señora que me recomendaba tomar una sopa de pescuezo de gallina con porotos, no sé cuántas cabezas de ajo, ají picante, jengibre, cartílago de no sé qué animal y otras miles de verduras mágicas. Una vez caminando por la calle Gascón rumbo a la Fundación Huésped otra señora que barría la vereda me invitó a su casa a desayunar. Los oyentes me mandaban datos de chamanes, de videntes, de curanderos. Me recomendaban clínicas en los Estados Unidos; creo que nunca en mi vida escuché tanto las palabras “Clínica Mayo”. Me llegaban cartas con miniaturas de crucifijos, imágenes de santos y de vírgenes, cintas de colores, medallitas e infinidad de fetiches. Gracias a todos. Gracias de verdad. Ya pasó.

Todo eso ya pasó… Louise Hay pide que tengamos mucho cuidado al elegir las palabras que usamos para hablar de las enfermedades y cómo las encaramos. Yo tuve un linfoma no Hodgkin en el riñón izquierdo y pude destruirlo, vencerlo, derrotarlo, hacerme amigo, o curarme, como corno quiera Louise que le diga. Pasaron casi seis años y otra vez una manchita, algo que a mi oncólogo no le gusta, otra vez el miedo, no tanto a la muerte sino al dolor, a no poder vivir como quiero, a no estar del todo sano. Otra vez el desafío de juntar fuerzas, otra vez apoyarme en mis amigos, otra vez recurrir al método de contarlo para exorcizarlo. Otra vez concentrarme para que la cabeza me responda y no me juegue una mala pasada.

¿Otra vez?, ¿otra vez todo eso? Sí, otra vez. Otra vez porque me quedan cosas por hacer, otra vez porque soy un cagón, otra vez porque soy valiente también, otra vez porque soy gallego, otra vez porque tengo OSDE 450, otra vez porque me quiero, otra vez porque me odio, otra vez porque me mentí, otra vez me faltaré el respeto, otra vez lo haré, otra vez porque amo la vida, otra vez porque me encanta coquetear con la muerte, otra vez por Pinky, otra vez por el doctor Chacón, otra vez por mis oyentes, otra vez por los que no pueden acceder a estos tratamientos, otra vez por María, por mi novio, por mis amigos, por este trabajo de escribir, por el teatro, por Charly, por Maradona, por ver a Lanata en el Maipo, por el gordo Bergara Leumann, por mi perra Mono, por volver a almorzar con Mirtha, otra vez para escucharlo a Lalo, a Hanglin, a Víctor Hugo, a Dolina y a la Negra. Otra vez para volver a Broadway a ver teatro ahora que me dieron la visa para entrar a los Estados Unidos… Otra vez… Otra vez por todo eso y mucho más, y otra vez por muchísimo menos también, muchísimo menos, como por ejemplo comer un cuernito de grasa o tomar un whiskicito. Otra vez parece que me muero, otra vez trataré de no morirme, sí, otra vez, otra vez porque no hay más remedio, otra vez, otra vez… por mí…

jueves, 4 de septiembre de 2008

La peña de los casados. (¡¡¡Atento Freud!!!)

La peña de los casados, cómo decirlo sin que sea exagerado, es casi como el alcohol para Bush, como la televisión para los ex-Gran Hermano, como la cadena nacional para Cristina, como la sangre para Crónica TV, como el ego para Moria Casán, más que una necesidad, una OBLIGACIÓN.
Aquellos que tienen la fortuna (¿?) de estar en matrimonio o su medio hermano, el concubinato, saben lo que significa estar un par de horas sin la compañía/presión/amenaza de tu pareja.
Esos momentos compartidos con quienes te une el sentimiento verdadero de amistad, único, primario y elemental, lejos de la conveniencia genealógica de la sangre (léase familia), SON IMPERDIBLES; deberian ser filmados para luego recordarse en otros estadíos de la vida.
Ayudados por el alcohol, en todas sus variantes, perdemos todo concepto de moral y buenas costumbres, nada nos inhibe, somos cruelmente sinceros y nos mostramos como queremos ser y no como deberíamos ni somos en realidad...una MIERDA (va con onda esto!!!).
Cometemos todos los excesos. Nos parecemos a todos los mosntruos que criticamos en la mesa de la cordura, somos los 7 pecados capitales en cadena. Hagan memoria y dibujen en su mente estos momentos:

1-Como no está la bruja para codearnos estilo Ruggeri comemos como cerdos, en una mano un chorizo, en la otra el vino, cinto desprendido, lechuga en la postiza, concursos de eructos y pedos al por mayor!!! = GULA.
2-Queremos entrarle a todas las pendejas de la secundaria con sus polleritas cuadrillé y corbata 3/4. Hablamos de las tetitas y soñamos con desvirgarlas a todas aunque no llegamos ni a bajarnos los pantalones que yaaaaa....nos fuimossssssss precozmente. Nos convertimos en Grassi y Corzi, juntos. = LUJURIA . Ahh, y somos un mapamundi de puticlubes, añorando con baba en la comisura de los labios las noches de mujeres con códigos callejeros, guarras y sin cuestionamientos.
3-Hablamos loas del odontólogo Barreda, su coraje y el valor de romper las cadenas de insultos y malos tratos domésticos del estilo "conchita" como "pelotudo inservible". Imaginamos escenarios de reacción a la mujer del hogar, supuestos actos de heroísmo tales como: contradecirla y quedarse con la última palabra, aunque, cuando llegamos a casa nos limpiamos los zapatos en el trapo de piso. = ENVIDIA.
4-Soñamos con cagar a trompadas y vengarnos de los pelotudos/as que nos basurearon en la vida (ex-mujeres, suegros/as, cuñados, etc.) pero que no podemos hacer por "feliz convivencia".= IRA.
5-Imaginamos ganar la lotería o el quini y no tener que laburar más, rascarse las bolas en las Islas Galápagos con tortugas gigantes que nos masajeen y pasar por delante del trabajo, llamar a tu jefe y hacerle pito catalán mientras te tomás los testículos con una fina elegancia barrial y le decís: "no vengo más", "arranquen sin mí", "necesito un esclavo, estás libre el resto de tu vida??"= PEREZA + AVARICIA + SOBERBIA.

Muchachos, seamos sinceros, en esa mesa de amigos nos sorprendemos arreglando el mundo, haciendo justicia por mano propia, empomando todo el día y millonarios.
En realidad, creo que las PEÑAS DE LOS CASADOS son las sesiones de sicólogo de los pobres, donde nos sacamos la mierda, las angustias, confesamos los miedos, delirios y deseos más animales para volver a casa MANCITO, como corresponde, con un ramo de rosas y la frase preferida de las carceleras del hogar: "Tenés razón, amorcito".
PD: Para la próxima mesa voy a invitar al Licenciado Rolón y al Copy/Paste Jorge Bucay para darles material para el próximo libro, querés venir con nosotros????
SI TU MUJER TE DEJA!!!!

martes, 2 de septiembre de 2008

Alfajor "Marengo", bien Chantafesino

Anoche tuve un sueño...y voy a contárselos...recuerden que es sólo un sueño y los sueños, pesadillas son...
Estaba sentado esperando el "tren barletteano" que une la ciudad de Santa Fe (promesa de campaña mediante) y saboreaba una riquísimo alfajor "Marengo".
Ser "chantafesino" y no haber probado nunca un alfajor "Marengo" (no es Rocío pero no puedo nombrar marcas, jejejeje), merece casi la excomunión. Pero más la merece el "empresario del momento", obesín, cuasi dolape y con reminiscencias noventistas del champán y la pizza, que además es el representante del turismo chantafesino.
Una empresa familiar y centenaria, que tenía empleados que eran parte del mobiliario y un proceso de desfinanciamiento importante, ser "tocado por la a-varita mágica" del múltiple entrepreuner (emprendedor) ha sido casi un calvario.
Entre las promesas de traslado, dinero, mejoras, etc. uno termina creyéndose el cuento de la buena pipa de este impresentable business man.
Pero, rascando un poquito la piel podemos llevarnos un lindo chasco, innumerable cantidad de empresas que se crean, se "quiebran" y se "matan", empleados que si no están en "negro", van pasando entre "empleadores" que ni conocen, perdiendo beneficios sociales y estabilidad laboral, impuestos que no se pagan y una telaraña impositiva que toca todas las aristas de la elusión y/o evasión fiscal. En la agenda del "niño mimado de los medios" figuran la misma cantidad de "famosos comunicadores arrastrados por una mesa en costanera este" como de profesionales (léase abogados, contadores y escribanos), los cuales deben recurrir a la "brujería" si quieren ver un peso de lo que promete pagar por los servicios que contrata.
Misma situación para proveedores que van peregrinando a cuanta oficina de pago abra por ahí.
Lo lindo es que entre amigos, conocidos, empleados y familiares, va construyendo un verdadero "estado testaferril comunista", donde todo lo que ingresa va a una caja comun...ésta!!!
Ah, pero en sociales del gran diario litoraleño figura su "inconmensurable figura" en cuanta inauguración, evento deportivo y/o turístico y negocio empresarial se lance.
Si para los romanos, Mercurio es el dios del comercio, para los ilustres chantafesinos ya tenemos uno... el tri-chanchito valiente.
Ah, me olvidaba de algunas causas "pendientes/cajoneadas" como conexiones de agua, cloacas y energía eléctricas clandestinas, multas en secretaría de trabajo, etc. Pequeñeces, vió!!
Así, cualquier boludo, o sea yo, es un empresario exitoso!!!!
Lo bueno es que podremos seguir disfrutando del rico alfajor chantafesino en otro lugar, porque el tradicional será un...emprendimiento inmobiliario!!!! de Chorruzzi Inmobiliaria!!!
PD: muchos ilustres personajes de los medios de comunicación autóctonos saben de esto, pero siempre puede más una hamburguesa mirando la laguna Setúbal.
Yo no, no me compro...por menos de una parrillada!!! De última, todos los empresarios recurren a estos artilugios legales para subsistir!!! Siguen los éxitos!!!