jueves, 28 de agosto de 2008

Give me love, querido empresario!!!

Si es por las apariencias, escuchar y ver a Hermes Binner, es como estar con tu médico de cabecera, o tu sacerdote de confianza, o el padre comprensivo que todos necesitamos.
En serio, escucharlo da paz y sus gestos le ponen tranquilidad al ritmo vertiginoso de los argentinos, como diría mi vieja, "ese muchacho es un amor de persona". Ahora, pedirle a los queridos empresarios que sean solidarios es como pedirle a Unión que salga jugando desde el fondo!!!
Pedirles que paguen más impuestos cuando muchos tienen doble entrada de energía eléctrica, pagan como monotributistas y tienen 50 empleados (la mayoría en negro), eluden o evaden todos los impuestos posibles, se tiran de cabeza a cuanta licitación puedan morder aunque no abonen nunca el canon y tienen la sana costumbre de anotarse en todas las moratorias con el lema "pago la primera cuota y el resto a juicio", es como creer que el matrimonio es para toda la vida!!!
No hay sentimiento alguno que pueda con la voracidad de tener más y que los números les cierren.
El mercado funciona cuando hay premios y castigos, sino todo queda supeditado a una guerra entre oferta y demanda, donde hasta la ilegalidad es justa y necesaria.
Con el empresariado, y la historia lo avala, podés meterte con su familia, con su religión y hasta con su club de fútbol, pero bajo ningún punto de vista oséis tocarle el bolsillo y mucho menos pedirles...cuál es la palabra??? sí, SOLIDARIDAD...
Hasta suena mal y es difícil de pronunciar...
En el único momento en que pensamos en los demás es cuando hay que encontrar culpables de nuestra desgracia, ahí somos todos solidarios...LA CULPA LA TIENE EL OTRO, NO YO...
Dr. Binner, con todo respeto, haga suya la filosofía de la calle y aplíquela con el empresariado, como decía la "señora del bulo" donde entregué el amor por primera vez..."Primero la plata, después la felicidad".
Ah, y por las dudas déjeles las cosas en claro, "La boca y el culo son para mi marido", porque sino te piden todo. Hermosa frase popular que le escuché a la Susy esa noche antes del..."eso fue todo???"

No hay comentarios: